Me siguen

domingo, 13 de noviembre de 2016

SONETO A HELENA

Me encanta este soneto de Ronsard!
SONETO A HELENA
Cuando bien vieja seas, sentada ante el crepúsculo
Y el candil y los leños, devanando e hilando,
Dirás aún asombrada, al entonar mis versos:
¡Ronsard me celebró en el tiempo en que fui bella!

Entonces no tendrás sirvienta a quien decírselo
Que aletargada ya de las tantas labores,
Al oír de Ronsard despierte de su sueño
A bendecir tu nombre con loas inmortales.

Yo estaré bajo tierra, y fantasma sin huesos,
Por lo mirtos umbríos buscaré mi reposo;
Y tú ante el fuego serás vieja decrépita,

Añorando mi amor y tus fieros desdenes.
Por favor, vive y nada esperes del mañana;

                                                          Recoge desde hoy mismo las rosas de la vida



Y este más actual de Luis Alberto de Cuenca!

 COLLIGE, VIRGO, ROSAS

Niña, arranca las rosas, no esperes a mañana.
Córtalas a destajo, desaforadamente,
sin pararte a pensar si son malas o buenas.
Que no quede ni una. Púlele los rosales

que encuentres a tu paso y deja las espinas
para tus compañeras de colegio. Disfruta
de la luz y del oro mientras puedas y rinde
tu belleza a ese dios rechoncho y melancólico

que va por los jardines instilando veneno.
Goza labios y lengua, machácate de gusto
con quien se deje y no permitas que el otoño

te pille con la piel reseca y sin un hombre
(por lo menos) comiéndote las hechuras del alma.
Y que la negra muerte te quite lo bailado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada