Me siguen

jueves, 2 de agosto de 2018

Tengo miedo

Tengo miedo
De no saber si amo
De no saber si sufro
De no saber si me quieren
Tengo miedo
De no ser nunca madre
De morir sola
De reír sin entender
Tengo miedo
De llorar entendiendo
De que no me entiendas sin palabras
De que no mires mis ojos o tomes mis manos
Tengo miedo
De que mueran los que quiero
De que muera la tierra
De que no canten los pájaros

Tengo miedo
De que no existan los poemas
De que sigan matando
De que no haya cartas de amor ni flores
Tengo  miedo
Del dolor, de la enfermedad
De las muertes de los que huyen en el mar
De las muertes de los que huyen de sus casas
Tengo miedo
De dejar de sentir miedo
De acostumbrarme a lo malo

De no sentir como un ser humano

lunes, 30 de julio de 2018

NO TENGAS MIEDO, SÉ TÚ MISMO Y HAZLO AMANDO

No voy a escribir lo más bonito del mundo
Soy consciente de ello
He perdido tiempo imaginándolo
He llorado por no lograrlo

Solo explicaré cómo me siento
Solo, como si fuera poco sentir…
Lo más importante de mi vida
ha sido, sin duda, aprender a quererme
Pero aquello que dicen de:
“Si no te quieres a ti misma, no te querrá nadie”
ES FALSO
Tus padres te quieren, siempre

Aparece el miedo a mostrar tu realidad, siempre temiéndola…
Esa realidad que solo conoces tú, algún médico, un buen amigo, los familiares queridos…
Y, de repente, llega esa persona que te quiere pese a todo
Y te pone en el mundo, te ofrece el mundo, su mundo, un gran nuevo mundo
Entonces parece que esa realidad sea menos mala al ser compartida

Seas como seas
No tengas miedo a mostrarte
Siempre alguien te va a querer

Solo se ha de temer a hacer sufrir, a hacer daño
No entiendo a aquellos que se sienten bien dañando
No amando

No me lo explico


martes, 20 de febrero de 2018

BONITO SERÍA CONOCERTE

Es cierto que viviste y no te conocí
No porque no quisiese

Si siempre pudiéramos asirnos a los deseos
¡Qué felices seríamos! ¡Qué alegría correría por nuestras calles!
Sería una alegría infinita y pura, la alegría de la vez primera
Nadie es más feliz que cuando ama por primera vez y es correspondido
O cuando se oye el llanto del hijo recién nacido
o se acaba de leer un libro y comienzas desde el principio

Eso quisiera hoy, que fuera el principio y no te marcharas tan pronto
y así haber visto la luz de tus ojos, haber rozado tus manos
oír tu voz, secar tu llanto, abrazarte, besarte, quererte más, si es que eso es posible

Y moriré sin conocerte
Y porque estoy segura de que no hay más vida que esta, me entristezco
Porque se partieron mis ilusiones aún antes de que naciese
Ya me esperaban en la esquina de aquel frío callejón donde nos dejaste
Y al pasar me abrazaron para apoderarse de mi alma

Te quiero porque en su boca siempre sonaste dulce
Te quiero porque la abuela habla de ti a cada instante
Te quiero porque, abuelo, te llevo dentro aunque no pudieras esperarme.

Ojalá me equivoque y exista una morada de ángeles
a la que, sin haber caído jamás de ella,
Tu demonio en pena pueda volar algún día para verte.
Te quiero, abuelo.

jueves, 15 de febrero de 2018

ME FALTO YO

Anillos, flores, cartas de amor,
de eso, tengo yo.

Fotos para el recuerdo, móvil, ordenador,
los poseo.

Dinero,
bueno, a veces.

Títulos, trabajo, otros estudios,
llenan mi vida.

Coche, casa, piscina,
porque los quería, porque los tenían.

Vestidos, zapatos, marcas,
igualada en la más idéntica banalidad.

Y dentro, en el fondo, estoy yo,
he estado siempre, siempre me tuve.

Me falta conocerme

Me falto yo


miércoles, 26 de julio de 2017

NO ESTÁS SOLO

Lucha y vencerás
No estás solo

El monstruo será vencido
Hay ángeles que tienen una varita mágica
con la que hacerlo desaparecer

Lucha y vencerás
No estás solo

Parece que el mundo se acabe
Pero es una nueva oportunidad de valorar la vida
Por lo que significa, por lo que significa

Lucha y vencerás
No estás solo

Hagamos que ese mazazo no nos duela más
Las pócimas cumplirán su cometido
y, tú, padrino, estarás curado para siempre.

Lucha y vencerás

No estás solo


jueves, 13 de julio de 2017

PRIMER PREMIO OROLA 2017

ORACIÓN

Yo recuerdo los muros horadados por la metralla. Las calles rotas. El sol colándose por entre las casas desvencijadas, alcanzando con su luz sus más íntimos recodos.

Yo recuerdo los escombros que convirtieron la alameda en un desfiladero donde iba
vagando trastornada la memoria de los días.

De pronto un niño asoma. Y luego otro. Y los vientres de las aceras se iban poblando
de pies descalzos, de manos que se agarraban para jugar en horas robadas al miedo.
Se iba llevando el viento sus voces como palomas, sus antiguas canciones
como lluvia en el páramo.

Y yo, al verlos saltar y retozar en la miseria, rezaba:

«Niños de polvo y ceniza, ¡cantad, cantad! No olvidéis las palabras que os acunaron,
todas las voces que os amaron…

Niños de alma sepultada, ¡hablad, espantad con poesía este silencio de la calle en
llamas! ¡Ángeles heridos! Creced, no os olvidéis de crecer, pues habréis de ser un día
arquitectos de esta patria devastada».

Ana Sarrías Oteiza