Me siguen

domingo, 28 de mayo de 2017

EL APETITO PASADO DE LOS DÍAS

Un quiebro en su voz
un cristal que estalla en mil pedazos
y un suspiro de alivio
que no busca más que el modo
con el que asirse a esta vida.

Asirse fuerte y no soltarse jamás
¿Es que quieres que nos abonemos a nosotros mismos
renaciendo como muertos vivientes?

 ¿Ser hijos del dolor, de la peste o de la putrefacción?
Enfermamos en un mundo enfermo
 ¿Siempre enfermos?
¿Vida o muerte hacia la muerte?

Alimentamos la muerte a diario
y ésta se hace más fuerte
no sólo con almas o simples cuerpos.

Crece porque nos dejamos vencer a fuego lento
No somos más que el apetito pasado de los días.



No hay comentarios:

Publicar un comentario