Me siguen

sábado, 1 de abril de 2017

A TIEMPO DE LA FELICIDAD


Lo que ayer fue fastuoso hogar,
soñé que serían hoy roídas ruinas
que apenas permitirían ver el horizonte

Cuánto vigor en su mirada
¡Cuánta vida!
Piel de cachemira, dorada cima

Tras mucho esperar hoy lo vi de nuevo
y allí donde concebía debilidad,
encontré garra,
encontré brío, resistencia, ímpetu, aliento, coraje…



Su piel más curtida, su cumbre más argentada
mas su voz no había cambiado…
bastó un susurro
para que mi corazón pirueteara

Y rejuvenecí de espíritu
encontrando en sus ojos, voz, fragancia y tacto
la vida que añoraba.

Y pensar que me había resignado a vivir para la muerte…