Me siguen

martes, 22 de julio de 2014

¡QUÉ VERGÜENZA!

¡Qué vergüenza!

De nuevos las bombas
de unos degenerados,
del ejército israelí,
han asesinado a gente inocente
y nadie hace ni dice nada.
 
¡Qué vergüenza!

A ellos no les importa
matar a mujeres, niños y ancianos,
porque saben que nadie
los acusará, porque se siente poderosos,
porque olvidaron amar
y el odio anula su humanidad.

¡Qué vergüenza!

Hemos creados seres sin conciencia
que han hecho del odio su religión
en unos lugares donde tres religiones
tienen sus santos lugares.
Los judíos matan a los mahometanos
y los cristianos miran para otro lado.

¡Qué vergüenza!

Jesús, Mahoma y los profetas
están avergonzados. Sus enseñanzas
han sido mal entendidas
y el amor lo han encerrado en un baúl.
Sus seguidores gastan dinero en armas
y no combaten la miseria del pueblo.

¡Qué vergüenza!

Cañones en vez de pan.
Misiles en vez de carne.
Bombas en vez de frutas.
Tanques en vez de pescado.
Odio en vez de amor.
Hambre, mucha hambre.
Miseria para los vencidos.
Pueblos arruinados y destruidos.

¡Qué vergüenza!

Y los dirigentes políticos siguen mudos,
sorprendentemente mudos.

¡Qué vergüenza!

JOSÉ LUIS RUBIO

4 comentarios:

  1. Bravo por este poema que muestra, de nuevo, la barbarie más terrible del ejercito sionista dirigido por unos políticos fanáticos que ya olvidaron su pasado cuando ellos, como los palestinos ahora, eran perseguidos por los nazis; la diplomacia internacional con Estados Unidos y Europa a la cabeza manejan un lenguaje cínico, perverso y manipulador. Israel es un Estado terrorista aliado de los principales terroristas del mundo, es decir, los imperios antes nombrados. Si ese demencial acto de genocidio contra un pueblo pobre como el palestino lo hubiera hecho Cuba o Venezuela, toda la ONU con los gringos y Europa a la cabeza, ya habrían impuesto sanciones y lo más seguro es que Estados Unidos ya hubiera invadido a Cuba o a Venezuela porque estos países son sus enemigos y no porque Cuba o Venezuela lo quieran sino porque así lo quieren los imperios capitalistas.
    La sangre de los palestinos baña esta tierra desolada por los bárbaros.
    La voz del poeta se levanta para denunciar a los genocidas sionistas e imperialistas.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡MAGNIFICO!!!

    Enhorabuena por éste aldabonazo que desde esta útil tribuna das al mundo. Una poesía con mucho contenido y valienbte denuncia. Gracias, María José.

    Yo crecí en Cádiz, mi segunda patria chica, precioso ricón de nuestra Andalucía.

    ¡Qué bastinazo de blog tienes!

    Amistosamente

    ResponderEliminar
  3. Por primera vez creo que la ONU ha dicho que pueden estar cometiendo crímenes contra la humanidad con los bombardeos, tampoco pasará nada, los americanos vetarán cualquier resolución y las que se aprueben Israel se la pasará por el arco del triunfo, todo un asco.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto! Dolor ajeno que se siente como propio!
    Un abrazo

    ResponderEliminar