Me siguen

lunes, 26 de mayo de 2014

CREO EN TI, VIDA

Gracias por darme y quitarme

Gracias, vida, por crearme

Creo en ti como la posibilidad de infinitas historias

Sí, gracias

Creo en mi gente

Creo en las lágrimas que he derramado y en las risas también

Creo que he tenido suerte de ser quien soy y de no ser ciertas personas

Creo por eso en mis padres, todo lo bueno que di, lo hicieron ellos

Creo en mis abuelas, la de allí y la de aquí

Creo en el abuelo que se fue demasiado pronto y en otro que aún lo hizo más rápido

Creo en la muerte porque es rotunda

Creo en el frío

Creo en la guerra

Creo en almas gemelas

Creo en la grandeza de la infancia, en la inocencia

Creo que la vida puede ser cualquier cosa

Creo que todo depende de algo, de alguien y de uno mismo

Creo que lo mejor es tenerse a uno mismo

Creo que siempre nos harán daño porque la vida, ya lo he dicho, te da y te quita.



6 comentarios:



  1. Esa es la dialéctica de la vida, nos da y nos quita como tú bien dices, nos da la oportunidad para ser felices y hay días que nos llena de congojas. Pero, como escribió hace ya tiempo la gran Violeta Parra, también, quizá, haya que decir, como ella:
    "Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me dio dos luceros que, cuando los abro,
    Perfecto distingo lo negro del blanco,
    Y en el alto cielo su fondo estrellado
    Y en las multitudes el hombre que yo amo.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
    Graba noche y día grillos y canarios;
    Martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
    Y la voz tan tierna de mi bien amado.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me ha dado el sonido y el abecedario,
    Con él las palabras que pienso y declaro:
    Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
    La ruta del alma del que estoy amando.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
    Con ellos anduve ciudades y charcos,
    Playas y desiertos, montañas y llanos,
    Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me dio el corazón que agita su marco
    Cuando miro el fruto del cerebro humano;
    Cuando miro el bueno tan lejos del malo,
    Cuando miro el fondo de tus ojos claros.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto.
    Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
    Así yo distingo dicha de quebranto,
    Los dos materiales que forman mi canto,
    Y el canto de ustedes que es el mismo canto
    Y el canto de todos, que es mi propio canto.

    Gracias a la vida que me ha dado tanto".

    Saludos



    ResponderEliminar
  2. Gustavo,
    Gracias a ti también por tu comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un bonito post, voy a hurgar más bajo la falda del blog..

    ResponderEliminar
  4. Recomenzar,
    Muchas gracias, un placer tenerte aquí.
    Abrazo

    ResponderEliminar