Me siguen

lunes, 16 de septiembre de 2013


Se me olvidó el color de su sonrisa

Un buen día, o malo, se dibujó de gris

Hasta las macetas parecían marchitarse a su paso silencioso

Bajo la lluvia coloqué un paraguas rojo, pero siguió mojándose de lágrimas
 


¿Habéis visto alguna vez una esplendorosa rosa rosa sobre un fondo negro?

Ella era el fondo que se mezcla con la rosa podrida por el paso de los días

Exprimía, con su negrura, cualquier dulce momento, cualquier simple alegría

La coloqué ante un espejo y sonrió al verme a su lado

No se observó jamás, era a mí a quien necesitaba

Seguí pintando sus días de colores

Y logré un día, así como el que la perdí, resucitarla a la vida.

2 comentarios:

  1. Será una bonita resurección... salir de la negrura tiene siempre un precio... paguémoslo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sir Brain,
    Caro o no, salgamos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar