Me siguen

viernes, 31 de mayo de 2013

DESHOJANDO EL AMOR

Deshojé la margarita que dijo que no

¡Cómo me alegré de que no fueras tú quien hablaba!

Así guardé una esperanza

Pero volvió a decir que no, atrevida margarita

Corrí bajo la lluvia

Caí exhausta sobre un campo, lo vi lleno de ellas

Reían, se burlaban, de nada me servía arrancarlas

Sí, No, Sí, No...

Sus risas ensordecían mis oídos

Nunca lo sabría

Dímelo tú, ¿me amas? ¿Por qué no me contestas? ¿Estás? ¿Te has ido?

No hay respuesta, ¿tampoco hoy?

Una flor, una más...

Sí, No, Sí, No...

Reían...

Sí, No, Sí, No...


4 comentarios:

  1. ¡Ay, esa margarita...!
    Quien no la ha deshojado alguna vez en la vida? Yo si. Besos

    ResponderEliminar
  2. Todos los románticos hemos caído alguna vez...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Las cosas importantes no hay que dejarlas en manos del destino, hay que luchar con aínco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. María,
    Eso también es cierto, siempre se ha de luchar por lo que uno quiere.
    Abrazos

    ResponderEliminar