Me siguen

sábado, 19 de enero de 2013

NO CAMINES SOLO, EL CAMINO SE ACABA



Al final del camino, miró a un lado, estaba solo.

-¿Por qué anduve solo? ¿No sabía que éste tenía fin? -preguntó.

Observó al otro lado y las flores que un día vio perfectas, estaban secas. Nadie a ese otro lado.

-Perdí tanto en este camino al que querría volver, pero ya no tengo fuerzas. No hay agua para beber.

Se giró al camino. Vio a personas que se acercaban sin verlo, otras lejanas, otras eran siluetas borrosas que nunca conocería.

Se arrodilló y lloró. Alguien le puso una mano en el hombro, alguien que lo había amado siempre. Recordó aquella mano, reconoció aquellas caricias.

-No estuve solo -gritó sonriendo.

Se asió fuerte a aquella mano, reanudó su paseo y del caminó brotó luminiscencia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario