Me siguen

viernes, 11 de mayo de 2012

Una pregunta, es para un relato: si estuvierais a punto de conseguir algo que habéis deseado mucho, lo dejaríais escapar por lo que pudieran pensar los demás?

12 comentarios:

  1. Uno, en su estupidez no sabe qué haría, pero sí está seguro de lo que debería hacer: vivirlo!
    Por nadie debe uno dejar de vivir su vida.

    ResponderEliminar
  2. Decía Voltaire algo así: "tener en cuenta la opinión que los demás tienen de tí es darles demasiada importancia". Pero recuerda también el cuento:
    Un padre y su hijo adolescente van con el burro al mercado para vender las hortalizas que han recogido de su huerto. El padre decide que sea el hijo el que monte en el burro y, cuando pasan por delante de un grupo de gente oyen comentar:
    ¡Fíjate, el hombre maduro va caminando y el joven montado en el burro...!
    -Tienen razón, hijo, debería ir yo sobre el burro, que soy más viejo. Déjame montar al pollino y vete tú caminando.
    Al cabo de un tiempo pasan por una aldea y vuelven a oír comentarios:
    ¡Qué crueldad, el pobre chico caminando y el hombre fornido sobre el burro...!
    -También es razonable lo que piensa esta gente. Iremos los dos caminando.
    Se topan después en el camino con un grupo de campesinos que van a trabajar las tierras, caminando y con los aperos de labranza al hombro, y comentan con sorna:
    ¡Hay que ser tontos para caminar con este calor mientras el burro va con solo un par de cestos...!
    -Puede que tengan razón, hijo, pues disponiendo de una montura ¿por qué caminar?
    Padre e hijo se suben al burro y, cuando llegan a la villa en la que se celebraba el mercado, escuchan de la gente el siguiente comentario:
    ¡Debería darles vergüenza abusar de un pobre animal de esta manera, un joven sano y un adulto fornido...!
    Llegados al mercado, desmontan y descargan la mercancía. El padre le comenta a su hijo:
    -Hoy hemos aprendido una lección, hijo: que hagas lo que hagas, siempre te criticarán los demás. A partir de ahora, haremos lo que nos parezca oportuno sin conceder demasiada importancia a la opinión de los demás.
    No obstante, hay que tener en cuenta que vivir en sociedad es un reto permanente a nuestra voluntad e individualidad y deberemos hacer alguna concesión a la galería para no caer en desgracia, pero, ante todo, nunca sacrificar nuestras ilusiones vitales importantes porque, además, nadie te lo agradecerá y con ello mostrarás un signo de debilidad que te marcará para siempre. El mejor antídoto contra el egoismo colectivo es la asertividad: la defensa amable pero firme de tu voluntad en el proyecto de vida.
    Un saludo, María José, que hacía mucho tiempo que no conectaba contigo.

    ResponderEliminar
  3. Cesar, Jano,
    Gracias por vuestros comentarios. El cuento es magnífico, bien traído.
    Encantada siempre de teneros por aquí!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Nunca por lo que puedan pensar los demás. Creo que no renunciaría a nada que fuese bueno para mí por ese motivo.
    un abrazo y buenas letras.

    ResponderEliminar
  5. PS: yo otra vez. Disculpas... te acabo de descubrir y me he emocionado: Eres gaditana pero vives en Barcelona?????
    Paisanaaaaaaaa...

    ResponderEliminar
  6. Hola M.,
    Gracias por tu comentario.
    Sí, soy de Cádiz y vivo en Barcelona!
    Y tú?
    Abrazo y bienvenido!
    Airama

    ResponderEliminar
  7. supongo que preguntaría a los demás qué harían ellos y luego haría lo contrario de lo que respondieran. Saludos, un placer encontrar tu blog. besos desde Viladecans, te sigo.

    ResponderEliminar
  8. Ismael,
    Y si responden con lo que tú deseas?
    Igualmente un placer tenerte por aquí.
    Yo tambien viví unos años en Viladecans.
    Un abrazo
    Airama

    ResponderEliminar
  9. Soy de Sanlucar y vivo a unos 20 kms de Castelldefels. Me ha hecho mucha ilusión encontrar un blog de alguien en unas circunstancias parecidas a las mías, aunque yo llevo mucho más tiempo viviendo aquí (me parece).Será que soy un sentimental, pero a parte de que tu blog me gusta de por sí, creo que me voy a convertir en un asíduo jaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Si es para un relato cuanta más imaginación le eches pues mejor, si es para la vida real (¡como si los relatos no fueran reales!)pues ya depende del asunto, de la importancia, de las consecuencias etc...
    Un placer leerte. También yo soy de Barcelona.

    ResponderEliminar