Me siguen

martes, 27 de septiembre de 2011

PUERTO DE SANTA MARÍA


Por caminos de hierro atravesando viñedos,
por caminos de asfalto sorteando viajeros,
por caminos de agua cruzando la bahía,
entré en tu cuerpo y vi tu río mientras comía.

Conozco ese río de aguas mansas,
lo he visto bajar de las montañas,
he bebido sus aguas claras
y he bañado mi cuerpo y mi cara.

Dejando el río huelo a flores.
Callejeando me he llenado de colores.
Alargando mis ojos toco siglos
porque estoy ante los muros de tu castillo.

Subo a tus almenas mudéjares y veo
un pueblo al desnudo al que besan:
la mar de olas inquietas
y un río que ríe con sentimiento.

Calle Larga arriba y abajo.
Calle Larga abajo y arriba.
Entre calles una voz me guía
a descubrir tus ocultos encantos.

Cuando todo se ha entrevisto
una dorada copa de vino
me graba con fuerza en el pecho
cada uno de tus viejos monumentos.

JOSÉ LUIS RUBIO

domingo, 25 de septiembre de 2011

miércoles, 21 de septiembre de 2011

VISITA LA REVISTA POÉTICA AZAHAR

DESAFIANDO LA LUZhttp://www.blogger.com/img/blank.gif

Esta mañana me sorprendí
porque al mirar la cielo
vi la hermosa luna,
redonda como un queso,
desafiando la luz del sol
que la miraba inquieto.

Me ha seguido en mi paseo
matinal por la playa
suspendida sobre un mar
de olas otoñales que va
dejando en la arena su llanto.

Hoy tiene insomnio la luna
y no ha querido acostarse en su lecho
de húmedo cristal sino
que ha querido dormirse
acariciada por el sol mañanero
y arrullada por la caracolas.

Por unas horas ha disfrutado
del color que siempre le huye
y ha gozado viendo en la claridad
a aquellos seres que cuando ella
vive ellos duermen plácidamente.

JOSÉ LUIS RUBIO

martes, 20 de septiembre de 2011

EL MUNDO ES UN LIBRO, AQUEL QUE NO VIAJA SÓLO LEE UNA PÁGINA.

martes, 13 de septiembre de 2011

PRESENTACIÓN LIBRO


RECETAS DE COCINA POPULAR DE CONIL DE LA FRONTERA

La noche del sábado se presentó en la Torre de Guzmán el libro Recetas de cocina popular de Conil de la Frontera,editado por Atrapasueños. El recetario, que contiene 46 recetas, fue presentado por Antonio Roldán, alcalde de Conil, Ernesto Alba, concejal de Bienestar Social, Elena Ruiz, una de las autoras y José Luis Rubio, vicepresidente de Raíces Conileñas. Todos hablaron de la importancia de recuperar estas recetas antiguas para que las nuevas generaciones las conozcan y las cocinen con cariño y sin prisas y de que este libro no es sino un primer paso al que seguirán otros pues muchas recetas han quedado fuera de este libro. Se visitará los barrios y el campo buscando otro buen puñado de antiguas recetas.

JOSÉ LUIS RUBIO

lunes, 12 de septiembre de 2011

EDUCACIÓN

El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.
(Horace Mann)

domingo, 11 de septiembre de 2011

ESO NO-DUAL

«Cuando se calla el ego,
que es callar los recuerdos y es callar los proyectos,
ahí está el “testigo” advirtiendo que la belleza, la inmensidad, la complejidad, la sabiduría y la conciencia lo invaden todo.
El testigo comprende de inmediato que no hay sujetos ni objetos, que sólo hay “eso no-dual” que yo también soy»
(Marià Corbí).

UNA DE LAS MÁS BELLAS COMPOSICIONES MUSICALES JAMÁS REALIZADA POR UN SER HUMANO

http://www.youtube.com/watch?v=E10K73GvCKU&feature=youtu.be

jueves, 8 de septiembre de 2011

UNA FRASE DE SAN AGUSTÍN

"Es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja."

Así que a seguir en el camino y que sea el de la felicidad!!!

sábado, 3 de septiembre de 2011

MIS MANOS NO SABEN DECIR TE QUIERO

Estas manos que llevan la pluma que me regalaste no saben decir te quiero. Dejan el papel en blanco y el sentimiento preso.
Estas manos tienen la culpa de que te alejes de mi lado, por no haberte acariciado, por haberte descuidado. Estas manos que te prometieron amor eterno, ahora sólo pueden asirse al recuerdo. Al recuerdo de las flores que te entregaron justo antes del primer beso. Maldita pluma que prohibe que seas mía. Si mis manos escribieran esta carta que quiere decir te amo, podrían, quizás, de nuevo llevar ese anillo dorado. Mas mis manos se duermen y mi corazón se enfurece. Y observo esta pluma y sé que verteré su sangre entre garabatos que muestren laberintos sin salida y marañas infinitas.
Finalmente dejaré que la pluma dance al son de los compases que han de alegrar tu alma y me llevaré estas manos sedientas de la tinta que sin notar permití que se fuera esfumando.

viernes, 2 de septiembre de 2011

DARTE ALAS


Tal vez en primavera,

de esas que de mí tan lejos estás.

Cuando las flores se abran

y el campo fulgente esté.

Quieras venir a mi lado

para tu cuerpo dejarme gozar.

No pienses ni compares

este amor con otro más.

Sólo deseo recorrer los rincones recónditos de tu ser

y entre tus y mis resuellos

darte alas, nada más.

jueves, 1 de septiembre de 2011

HOY HA LLEGADO A MIS MANOS ESTA HISTORIA Y QUIERO COMPARTIRLA CON VOSOTROS, ESTÉIS CASADOS, SOLTEROS O CON OTRO ESTADO CIVIL.

MATRIMONIO
Cuando llegué a casa esa noche mientras mi esposa servía la cena, la tome de la mano y le dije: tengo algo que decirte. Solo se sentó a comer en silencio. Yo podía observar el dolor en sus ojos.
De pronto ya no sabía como abrir mi boca. Pero tenía que decirle lo que pensaba. Quiero el divorcio......le dije lo más suave que pude.
Mis palabras parecieron no molestarle. Al contrario, muy tranquilamente me pregunto, ¿por qué?
Evité su pregunta con mi silencio, esto le hizo enfurecer. Tiró los utensilios y me gritó, ¡no pareces hombre! Esa noche, ya no hablamos más. Ella lloraba en silencio. Yo sabía que quería saber que le había pasado a nuestro matrimonio. Pero yo no hubiera podido darle una respuesta satisfactoria. Mi corazón ahora le pertenecía a Eloísa. Ya no la amaba, solo me daba lástima.
Con un gran sentido de culpa, redacté un acuerdo de divorcio en el que le daba nuestra casa, nuestro auto y un 30% de las acciones de mi empresa.
Después de leerlo ella lo rompió en pedazos. La mujer que había estado diez años de su vida conmigo ahora era una extraña. Me sentí mal por todo ese tiempo y energía que desperdició conmigo. Todo eso que yo nunca le podría reponer. Pero ahora ya no había marcha atrás, yo amaba a Eloísa.
Por fin mi esposa soltó el llanto frente a mí, eso era lo que yo esperaba desde el principio. Verla llorar me tranquilizaba un poco, ya que la idea del divorcio que me preocupaba tanto ahora era más clara que nunca.
El siguiente día, llegué a casa muy tarde y ella estaba en la mesa escribiendo algo. Yo no había cenado, había pasado un día muy intenso con Eloísa y tenía más sueño que hambre y mejor me retiré a dormir.
Desperté en la madrugada, ella todavía estaba escribiendo. La verdad no me importó y solo me acomodé de nuevo en mi cama y seguí durmiendo.
En la mañana me presentó sus condiciones para aceptar divorciarse: no quería nada de mí, pero necesitaba un mes antes de firmar el divorcio. Me pidió que en ese mes tratáramos de vivir una vida lo más normal posible. Sus razones eran simples: nuestro hijo tenía unos exámenes muy importantes en este mes y no lo quería mortificar con la noticia del matrimonio frustrado de sus padres.
Esto era algo en lo que yo también estaba de acuerdo. Pero había más, me pidió que me acordara como la cargué el día de nuestra boda.
Quería que cada día de este mes, la cargara de nuestro cuarto hasta la puerta de la casa....... pensé que se estaba volviendo loca. Pero decidí aceptar este raro requisito con tal de que este mes pasara sin más peleas o malos momentos.
Le platiqué a Eloísa de las condiciones que puso mi esposa......se rio bastante y pensó que era muy absurdo. Dijo en tono burlón: no importa los trucos que se invente, tiene que aceptar la realidad que se van a divorciar.
Desde que le expresé mis intenciones de divorcio mi esposa y yo no teníamos ningún contacto íntimo. El primer día que la cargué se me hizo un poco difícil. Nuestro hijo nos vio y aplaudió de felicidad al vernos y dijo: "papá me da gusto que quieras mucho a mi mamá". Sus palabras me causaron un poco de dolor. Desde nuestra habitación hasta la puerta de enfrente caminé como diez metros con ella en mis brazos. Ella cerró sus ojos y me dijo al oído que no le dijera al niño del divorcio. Me sentí muy incomodo, la bajé y ella caminó a tomar el autobús para ir a trabajar. Yo manejé solo a mi trabajo.
El segundo día fue un poco más fácil. Ella se recargó ligeramente en mi pecho. Podía oler la fragancia de su blusa. Me di cuenta que desde hace tiempo no le había puesto mucha atención a esta mujer. Me di cuenta que ya no era tan joven, había un poco de arrugas en su cara, su pelo ya mostraba canas. Ese era el precio de nuestro matrimonio. Por un minuto me pregunté que si yo era el responsable de esto.
Al cuarto día, cuando la cargué. Sentí que regresaba un poco de intimidad. Esta era la mujer que me había dado diez años de su vida.
El quinto y sexto día, me di cuenta de que el sentimiento crecía otra vez. No le platiqué nada de esto a Eloísa. Conforme los días pasaban se me hacía mas fácil cargarla. Quizás el ejercicio de hacerlo me estaba haciendo más fuerte.
Una mañana la vi que estaba buscando un vestido para ponerse, pero no encontraba nada que le quedaba. Solo suspiró y dijo, todos mis vestidos me quedan grandes. Es ahí donde me di cuenta que por eso se me hacía muy fácil cargarla. Estaba perdiendo mucho peso, estaba muy pero muy delgada.
De repente entendí la razón......estaba sumergida en tanto dolor y amargura en su corazón. Inconscientemente le toqué la frente.
Nuestro hijo entró en ese momento y dijo, Papá es tiempo que cargues a mamá. El ver a su papá cargar a su mamá todos los días se le había hecho costumbre. Mi esposa le dió un fuerte abrazo. Yo mejor miré hacia otro lado por temor a que esta conmovedora imagen me hiciera cambiar de planes. Entonces la cargué, y empecé a caminar hacia la puerta, su mano acarició mi cuello, y yo la apreté fuerte con mis brazos, justo como el día que nos casamos.
Pero su estado físico me causó tristeza. Ese día, cuando la cargué sentí que no me podía ni mover. Nuestro hijo ya se había ido a la escuela. La abrasé fuerte y le dije, núnca me di cuenta que a nuestra vida le hacía falta algo así.
Me fuí a trabajar.....salté fuera de mi auto sin poner llave a la puerta. Temía que cualquier momento podría cambiar de opinión.....subí las escaleras, Eloísa abrió la puerta y le dije que lo sentía mucho pero ya no me iba a divorciar.
No podía creer lo que le estaba diciendo, hasta me tocó la frente y me preguntó si tenía fiebre. Quité su mano de mi frente y le dije de nuevo: lo siento Eloísa, ya no me voy a divorciar. Mi matrimonio era muy aburrido porque ni ella ni yo supimos apreciar los pequeños detalles de nuestras vidas. No porque ya no nos amaramos. Ahora me doy cuenta que cuando nos casamos y la cargué por primera vez esa responsabilidad es mía hasta que la muerte nos separe.
Eloísa en este momento salió del shock y me dió una fuerte bofetada, y llorando cerró su puerta. Corriendo bajé las escaleras y me fui de ahí.
Paré en una florería, ordené un bonito ramo para mi esposa. La chica me preguntó que le ponía a la tarjeta. Sonreí y escribí, " siempre te llevaré en mis brazos hasta que la muerte nos separe"
Esa noche cuando llegué a casa, con las flores en mis manos y una sonrisa en mi cara, subí a nuestro cuarto........solo para encontrar a mi esposa en su cama.....Muerta...
Había callado la enfermedad que la consumía sin decirme nada...
Los pequeños detalles es lo que de verdad importa en una relación. No la mansión, el carro, propiedades o dinero en el banco. Estos crean un falso sentido de felicidad que no lo es todo. Mejor encuentra tiempo para ser el amigo de tu esposo o esposa, y tómense todo el tiempo necesario con esos pequeños detalles que hacen la diferencia. Que tengan un feliz matrimonio

Muchos de los fracasos en la vida le sucede a gente que no se da cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando se dieron por vencidos.