Me siguen

sábado, 3 de septiembre de 2011

MIS MANOS NO SABEN DECIR TE QUIERO

Estas manos que llevan la pluma que me regalaste no saben decir te quiero. Dejan el papel en blanco y el sentimiento preso.
Estas manos tienen la culpa de que te alejes de mi lado, por no haberte acariciado, por haberte descuidado. Estas manos que te prometieron amor eterno, ahora sólo pueden asirse al recuerdo. Al recuerdo de las flores que te entregaron justo antes del primer beso. Maldita pluma que prohibe que seas mía. Si mis manos escribieran esta carta que quiere decir te amo, podrían, quizás, de nuevo llevar ese anillo dorado. Mas mis manos se duermen y mi corazón se enfurece. Y observo esta pluma y sé que verteré su sangre entre garabatos que muestren laberintos sin salida y marañas infinitas.
Finalmente dejaré que la pluma dance al son de los compases que han de alegrar tu alma y me llevaré estas manos sedientas de la tinta que sin notar permití que se fuera esfumando.

6 comentarios:

  1. ¡Qué maravillosa tu entrada! Me ha gustado mucho, mucho..., sobre todo "...verteré su sangre entre garabatos...", es muy literaria y acertada.

    ResponderEliminar
  2. Hola Airama

    Bonito texto donde mezclas con suma delicadeza añoranzas de las flores del primer beso, y palabras que se marcharon junto con caricias por la calle del olvido.

    Un beso y feliz domingo

    ResponderEliminar
  3. Jara,
    Mil gracias, celebro que te haya gustado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. María,
    Sí, añoranza, tristeza, amor tardío, resignación...
    Feliz domingo, amiga
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hoy de alguna manera lo has hecho, es difícil decir un te quiero, es difícil en una simple caricia entregarlo, es tan complicado amarnos, porque de alguna manera siempre hay algo que nos impide completamente entregarnos. Hoy se derritió la tinta comprimida en tus manos, hoy soltaste sentimientos guardados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mimosa,
    Nos acostumbramos a vivir sin mirar al otro a los ojos, a veces nos damos cuenta, pero ya es tarde.

    Abrazos

    ResponderEliminar