Me siguen

sábado, 2 de julio de 2011

PRECIOSO POEMA


Tan larga había sido la vida juntos que cuando

empezó a caer la nieve, la sentí interminable;

y por miedo a que los copos la despertaran de su dulce sueño,

la protegí con mi mano, y ellos fingiendo no poder creer

el calor de los ojos,

aleteaban contra mis dedos cual mariposas.


JOSEPH BRODSKY

8 comentarios:

  1. Cuanta belleza en tus letras y que hermoso el poema...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. verdial,
    Celebro que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es un sentimiento de consolación al recuerddo
    captado con tu mágica locución en pocas palabras
    dejando un somera interpretación entre el amor
    y la nostalgia. Gracias Maria José.
    Un abrazo y besos...
    Ángel.

    http://elblogdeunpoeta.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Ángel Isidro,
    Gracias a ti, amigo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Una elección magnifica. Cuando las cosas son largas, y sentidas, es difícil ver que terminan. Suele ser un proceso que siempre lleva a la misma conclusión, no están terminando, terminaron hace tiempo, pero como la luz de una estrella lejana, solo ahora puedo verlo.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  6. Sostrato,
    Así es, a veces nos resistimos a aceptar el final, pero lo importante es haber disfrutado del camino.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Apunto para buscarle en Hiperion que seguro que tienen algo publicado.
    Lo inevitable del final no tiene porque dejar de ser bello, aunque nos emperremos en no verlo.
    Besotes asados y soleados.

    ResponderEliminar
  8. Ángel Iván,
    Cierto, el final puede ser el broche perfecto.
    Besos, amigo mío.

    ResponderEliminar