Me siguen

lunes, 4 de julio de 2011

LO MIRÉ Y VI...


Sorprendiéndonos la lluvia, en nuestro jardín, lejos del invierno

sentí, sin embargo, el frío del olvido.

Como pude lo atraje bajo mi brazo y temiendo la inclemencia del tiempo

sequé mis lágrimas para no preocuparlo.

El fin se acercaba después de una vida alegre, de una vida juntos,

no le conté nada porque el final no podía ser amargo,

no le dije nada y le besé en los labios,

lo miré y vi, entonces, que también él lloraba.

16 comentarios:

  1. Te veo francamente inspirada por los finales y con este has conseguido hacerme llorar. Que recuerdos más extraños son los momentos finales de las relaciones. Mezclas de sentimientos.

    Pero, sin ninguna duda, es mejor perder que no haber jugado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. muito lindo poema e com uma linda foto http://www.miltonostetto.blogspot.com/
    abraço
    Milton

    ResponderEliminar
  3. Preciosísimo... Los adioses siempre son difíciles y especialmente dolorosos.
    Besitos de linda semana Airama,

    ResponderEliminar
  4. Sostrato,
    Saber que el final llega siempre es doloroso, por eso creo que es importante tener buenos recuerdos.
    besos

    ResponderEliminar
  5. rosscanaria,
    Así es, son dolorosos, pero hay que buscar algo que lo alivie.
    Buena semana
    besos

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Airama, aún estoy avisando a los amigos, pásate por mi blog a recoger un premio con motivo de mi cumpleaños que espero que te guste.
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  7. Estupendo cielo me ha encantado
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Hola Airama.

    Bonito poema, preciosa foto y encantadora música.

    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
  9. Sor Cecilia,
    Pasaré por tu blog, gracias por el regalo y muchísimas felicidades.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. 40añera,
    Gracias, amiga. Me alegra que haya sido así.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. María,
    Buen comentario también, gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hum, esas lágrimas compartidas bajo la lluvia, que nos encharcan también el corazón. Precioso, airama.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  13. José Antonio,
    Los mismos sentimientos guardados para no herir.
    Celebro que te haya gustado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. El dramatismo de las despedidas sin derramar una lágrima, si sabes como se logra, dame la fórmula que la patentamos y nos forramos.
    Un besote y feliz finde.

    ResponderEliminar
  15. Ángel Iván,
    Una despedida para siempre, siempre es triste.
    Besos

    ResponderEliminar