Me siguen

martes, 5 de abril de 2011

ME HA GUSTADO VOLVER A LEER ESTE POEMA

Cenicientas las aguas, los desnudos
árboles y los montes cenicientos;
parda la bruma que los vela y pardas
las nubes que atraviesan por el cielo;
triste, en la tierra, el color gris domina,
¡el color de los viejos!

De cuando en cuando de la lluvia el sordo
rumor suena, y el viento
al pasar por el bosque
silba o finge lamentos
tan extraños, tan hondos y dolientes
que parece que llaman por los muertos.

Seguido del mastín, que helado tiembla,
el labrador, envuelto
en su capa de juncos, cruza el monte;
el campo está desierto,
y tan sólo en los charcos que negrean
del ancho prado entre el verdor intenso
posa el vuelo la blanca gaviota,
mientras graznan los cuervos.

Yo desde mi ventana,
que azotan los airados elementos,
regocijada y pensativa escucho
el discorde concierto
simpático a mi alma...
¡Oh, mi amigo el invierno!,
mil y mil veces bien venido seas,
mi sombrío y adusto compañero.
¿No eres acaso el precursor dichoso
del tibio mayo y del abril risueño?

¡Ah, si el invierno triste de la vida,
como tú de las flores y los céfiros,
también precursor fuera de la hermosa
y eterna primavera de mis sueños...!


ROSALÍA DE CASTROMe gusta el verdor del campo y la blancura de la gaviota, parecen indicar cierta esperanza, pero se desvanece, ya que la gaviota se posa en un campo que negrea, mientras los cuervos graznan.
La blancura de la gaviota no hace sino resaltar, por contraste, el negruzco paisaje. Así se encuentra Rosalía, sola, envejecida, triste, desierta, helada…
La esperanza de que esto sea precursor de una alegre y eterna primavera es sólo un sueño, algo inalcanzable.

8 comentarios:

  1. Bellisimo!!!
    Me alegro encontrar tu blog. Te visitare seguido.
    Un abrazo…

    ResponderEliminar
  2. Oriana,
    Celebro que te haya gustado y me alegra que estés aquí. Bienvenida.
    Pasaré por tu blog.
    Un abrazo, María José.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me ha encantado este poema, lleno de naturaleza por los cuatro costados. Gracias por ponerlo.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  4. Jabo,
    Gracias a ti por venir, me alegra que te haya gustado. Aquí la naturaleza es el reflejo del estado de ánimo de la poetisa.
    Un abrazo, María José.

    ResponderEliminar
  5. Ay Rosalía, nuestra Rosalía tan olvidada por mí pero siempre querida en su descontento vital que a veces comparto.
    Una buena elección, querida Airama.

    ResponderEliminar
  6. Jano,
    ¿Quién no se ha sentido alguna vez como Rosalía?
    Pero espero que sea solo algo pasajero, hay mucho por lo que disfrutar.
    Abrazo, Airama

    ResponderEliminar
  7. Me alegra haber encontrado tu blog porque Rosalía es mi adorada. Mi corazón siempre esta recitando sus poemas. Porque sigo sus pasos por donde ella pasaba, paso yo también. Gracias por este blog.BIKIÑOS!

    ResponderEliminar
  8. Esther,
    Bonitos paisajes, sin duda.
    Me alegra tenerte por aquí. Visitaré tu blog, hasta pronto.
    Abrazos

    ResponderEliminar