Me siguen

domingo, 27 de marzo de 2011

Aplastados a cámara lenta

Miraba por la ventanilla del avión. Vi a un gigante entre las nubes. Corría hacia nosotros, llegó y levantó un pie para pisarnos. Cerré los ojos y al abrirlos aún estaba acercándose. Volví a cerrar mis ojos y mientras el tiempo pasaba sin que notara nada a mi alrededor, me obligaba a no abrirlos. No me obedecí y los abrí, su pies estaban casi encima de mi cabeza.Todo ocurría a cámara lenta. Descubrí que mientras soñara y dejara mis ojos a oscuras no podría hacerme daño.

20 comentarios:

  1. por las dudas no los abras!!!
    besos...y buena semana..

    ResponderEliminar
  2. No tengas miedo, es un gigante al que se le vence con los ojos cerrados.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bárbara,
    No será mejor enfrentarlo de una vez? Bueno, mientras no nos atrevamos, no los abramos.
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  4. Javir,
    Visto así, no asusta, ¿verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay alguien más grande que tu, y ¿si os vió el gigante y evitó el pisntón en el último momento por qué no os había visto?
    No todos los gigantes tienen que ser malos.
    Besotes y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Ángel Iván,
    Muy optimista, me gusta ese punto de vista.
    Besos y feliz semana también para ti.

    ResponderEliminar
  7. Gigantes; Jayanes, que diría D. Quijote, envío de magos y nigromantes para oscurecer nuestros sentidos... Imaginación para reducir los gigantes al tamaño de enanos inofensivos.
    El verdadero gigante es la realidad que, por mucho que cerremos los ojos, nos acabará aplastando si no nos apartamos de élla a tiempo.
    Le debía una visita con firma, Dña Airama, y aquí estoy, disfrutando de su blog en la lectura y en la música que emana de él.
    Un saludo, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Creo que en Libia conocen a ese gigante, MªJosé...
    En muchas ocasiones, los gigantes son del tamaño que nuestra mirada les quiere conceder.
    Muy sugerente tu texto, amiga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Eso no es un sueño, es una pesadilla. Abre los ojos, verás como no hay gigante alguno. ¿O sí?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Jano,
    Exacto, si la realidad no nos deja ser felices, ¿por qué no cambiarla?
    Me alegra verte por aquí, amigo.
    Bienvenido

    ResponderEliminar
  11. Marisa,
    "Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol; no vaya a ser la sombra de un pigmeo."

    Novalis

    Besos

    ResponderEliminar
  12. dlt,
    A veces las pesadillas acaban al despertar. . . pero la realidad no termina al dormir.
    Ojalá que si lo hay desparezca pronto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo creo, Airama, que al gigante ése le regalas tú el girasol de tu sonrisa... y el que ya no abre más los ojos es él.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  14. José Antonio,
    Tan mal lo hago??? jejeje...
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡No los abras!!!, sigue soñando que así se derrocan gigantes
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡Vale, amiga!!!
    Vayamos a por esos gigantes y sin miedo los derroquemos a todos.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. The blog is very good!
    Congratulations!
    http://nelsonsouzza.blogspot.com
    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Nel,
    Thank you very much!
    See you!

    ResponderEliminar
  19. Durante el sueño cuando soñamos,
    podemos vivir una pesadilla que nos
    hace sufrir lo indecible, de la que
    nos liberamos al despertar. En cambio:
    si es felicidad lo que soñamos,
    no quisieramos despertar, despertamos
    pero queda un grato recuerdo después.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Ángel Isidro,
    Es verdad, me encantan esos sueños a los que queremos volver, quizás sea porque sabemos que en la realidad sería imposible.
    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar