Me siguen

jueves, 10 de febrero de 2011

SARA ES ESTÉRIL

Cada vez que Sara va al cine le encantaría ser aquel personaje que siempre dice la frase esperada, aquel que llora en el momento preciso, aquella que se desnuda y nos mira tiernamente. Quiere ser ella, quiere ser la protagonista de las historias de los cines, quiere escribirlas, quiere interpretarlas, quiere vivirlas, contarlas, amarlas, explicarlas, sentirlas, compartirlas, regalarlas...
Sara es estéril desde los dieciocho años, en realidad desde siempre, pero a los dieciocho lo supo. No le importó,al contrario que ahora. Es extraño que no lo utilizara para joder sin miramiento. No ha llorado mucho por eso. Todo el mundo le decía que era mejor así. Tendría menos problemas, menos ataduras, más libertad.
Y se lo creyó. Se creyó libre, se creyó afortunada. Hoy se da cuenta de que ha sido ingenua toda la vida.
¿Por qué cuando te das la vuelta y te vas, las personas dicen lo contrario de lo que te habían dicho a ti mientras estabas delante? Sara nunca lo ha hecho y nunca se lo hará a nadie, eso duele, duele mucho, duele demasiado.

12 comentarios:

  1. Bueno, no creo que la gente diga siempre lo que no piensa. Cualquier acontecimiento tiene diversas lecturas, lo que para unos es estupendo, para otros es un verdadero tormento.
    Conozco mujeres que no pueden tener hijos y no lo ven como una desgacia, otras simplemente decidieron no tenerlos, y otras, como yo, decidimos que si. Lo malo es cuando no puedes decidir lo que realmente quieres y la vida te lo impone...
    Me ha gustado tu reflexión de hoy.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Al menos ella vivió como quiso independientemente de si era estéril o no, eso no debería haberle influido demasiado en su vida.

    Muchas veces las mujeres no queremos saber nada de tener niños hasta que un día nos entra el instinto maternal y lo que nunca nos habíamos planteado lo empiezas a considerar.

    Sí que es duro encontrarte con gente que a la cara te dice una cosa y por detrás dice otra. También es muy habitual. Por eso hay que ser prudente, primero para saber a quien le contamos nuestras intimidades y segundo, para saber a quién no hacerle mucho caso cuando nos las cuenta o nos da su opinión.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. esta asturiana te da las gracias por brindarnos tu bello y veraz texto, un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Creo haber llegado a un punto de mi camino en que empieza a resbalarme lo que los demás piensen; tanto si es a favor o en contra. Cierto es que con 18 años todos somos moldeables y sobretodo influenciables. Hay cosas que nos creemos a pies juntillas y que con el tiempo debemos aprender a valorar si son o no ciertas.
    No ser fértil no tiene ventajas y un solo inconveniente. De todos modos la vida nos llena de muchas cosas y la fertilidad solamente es una más.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Julia,
    No digo que todo el mundo diga lo que no piensa, quiero decir que hablan con más sinceridad de la verdad si la persona a la que se puede dañar no está presente.
    Gracias,
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Isamonalisa,
    Claro, ella vivió como quería, pero cuando los demás no te entienden estás actuando mal?
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Josep,
    Creo que tus palabras serían capaces realmente de consolar a Sara. Me ha gustado tu comentario.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Exelente entrada, la verdad me has dejado pensando con eso de que la gente no dice lo mismo cuando tu te vas. Es muy cierto y creo que todos de cierta forma somos ingenuos en esta vida.Te mando un beso enorme y espero que tengas un fin de semana genial.

    ResponderEliminar
  9. Ser bohemio,
    Hay una frase sobre la ingenuidad que dice:
    "Cuando más buena es el alma de un hombre, menos sospecha la maldad en los otros".
    Gracias,
    Buen finde!!

    ResponderEliminar
  10. No siempre se puede decir lo que se piensa, menos si con ello herimos a la otra persona, callar cuando es debido es una virtud, adular falsamente un gran defecto.

    ResponderEliminar
  11. Jara,
    Totalmente de acuerdo. Es mejor no decir nada si te ves obligado a mentir, creo que es un defecto en la personalidad.
    Por supuesto admito las mentiras piadosas.
    Saludos

    ResponderEliminar