Me siguen

domingo, 14 de noviembre de 2010

OTRA BATALLA PERDIDA



Más fuerte ayer y más débil hoy,

mi cuerpo ya no me hospeda, no me protege.

Me está enterrando, ya no es mi casa,

ataúd mío se vuelve.

¡Qué breve ha sido la batalla!

¡Qué breves las ilusiones, los amores, los llantos, las penas, los días!

¡Qué breve la vida mía!

¡Qué largo este sufrimiento!




Los muros de mi casa se desmoronan,

me miro y no me reconozco.

La muerte se lleva en su rostro mi aspecto

y yo me quedo triste, viejo, solo y muerto.

8 comentarios:

  1. Hay tristeza en demasía disculpa es mi opiñón no te enojes es que prefiero la alegría,un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fiaris,
    Yo también prefiero la alegría, claro, pero no siempre estamos alegres.
    No me enfado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Espléndida composición con exquisitos aromas barrocos: la fugacidad de la vida, el paso inexorable del tiempo, el poder igualatorio de la muerte.
    Estupendo, MªJosé, me da que sigues leyendo a los clásicos que me mencionaste. Por ellos sí que no pasa el tiempo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Marisa,
    Así es, sigo con ellos.
    Ahora estoy leyendo a Quevedo y Lope, maravilloso domimnio del soneto.
    Gracias, amiga.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Ignoro la teoría poética, olvidé la métrica y nunca he escrito en verso, siempre en prosa, creo. Pero me ha gustado esta composición. Y el blog, al que he llegado por casualidad.

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel,
    Me alegra que te haya gustado y que hayas llegado a mi casa.
    Bienvenido, amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La vida puede parecernos corta, pero... ¿Comparado con qué?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Josep,
    ¿Hace falta comparar cuando sabes que hay cosas que no podrás hacer por falta de tiempo?
    Cuando sabes que no tendrás tiempo de hacer todo lo que te gustaría, es cuando uno se da cuenta de esa brevedad.
    Un besote

    ResponderEliminar