Me siguen

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El principio de un cuento para niños???

EL INVISIBLE ELÍAS
1. ¿QUÉ ME PASA?
Elías estaba muy triste aquella mañana. Había descubierto que no podía reflejarse en el espejo. Lourdes entró en la habitación y ni se percató de su presencia. No podía verle. Él no recordaba quién era ni de dónde venía. Necesitaba encontrar a Marquitos, su amigo. Él sí podía verle. La noche anterior la habían pasado jugando con los soldaditos de plomo que ahora estaban colocados sobre el escritorio de la habitación.
Se preguntaba si alguien más que Marquitos podría verle. Así que decidió bajar a la planta de abajo y dirigirse a la calle donde quizá alguien pudiera notar su presencia. El primer obstáculo que encontró fue la puerta de la habitación que Lourdes había cerrado al salir. Quiso abrirla, pero no pudo. No tenía suficiente fuerza. Nervioso, empezó a gritar, pidiendo ayuda, se sentía encerrado. Tenía la necesidad de salir de allí y respirar aire limpio. El hecho de que las ventanas estuvieran también cerradas le asfixiaba. Gritó y gritó, sin embargo, nadie acudió en su ayuda. Empezó a llorar de impotencia y creyó que nunca lograría salir de allí.



Más tarde, cuando se había calmado, la puerta se abrió. Era Marquitos, volvía del colegio y traía en sus manos el último álbum de fútbol que habían visto por la tele la tarde anterior.
-Hola Marquitos, menos mal que has venido. Necesito que me ayudes. No puedo verme en el espejo. No sé qué me pasa. No recuerdo nada de lo que me ha sucedido antes de conocerte. Quizá debería ir al médico. ¿No te parece? ¿Marcos? ¿Me escuchas? ¡Marcos! ¡Soy yo, Elías!
Por muy alto que quiso gritarle, Marcos no le oía o, al menos, eso parecía. No podía dejar de preguntarse: "¿Qué me pasa?".

8 comentarios:

  1. Josep,
    Quéría hacer que el protagonista de la historia fuera el amigo invisible de un niño.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo diría que más que para niños, el cuento es para adultos ¿cuántas veces nos hemos querido reflejar en un espejo y no hemos encontrado la imagen, no nos hemos reconocido y nos ha resultado esperpéntica deformada?

    El tema de tu cuento me parece extraordinario, MªJosé. De lectura profunda.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Marisa,
    No sabes cuánto me alegra que me digas esto, amiga.
    Gracias,
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Yo también veo este arranque para los más mayorcitos.
    ¿Va a continuar?. Tiene buena pinta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Javir,
    Sí, continuará, me habéis animado.
    Gracias,
    un besote

    ResponderEliminar
  6. Pues creo que con este principio cualquier niño se quedaria enganchado a la lectura. Falta la continuación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Cele,
    Ojalá sea así.
    Continuará, tendrá su final.
    besos

    ResponderEliminar