Me siguen

lunes, 1 de noviembre de 2010

¿EL PRINCIPIO DE UN CUENTO PARA NIÑOS?

LAS DOS ÚLTIMAS MONEDAS DE CHOCOLATE
Elías miró su bolsita de monedas de chocolate y vio que sólo le quedaban dos. Sabía que debía utilizar la útima para volver a casa, pero tenía tanta hambre que no sabía si podría resistirse.

Recordaba perfectamente las seis reglas:
1ª Regla: Para comerse una monedita de chocolate debía estar completamente solo.
2ª Regla: Mientras comía, sus ojos tenían que estar cerrados.
3ª Regla: En su mente sólo podía imaginar el lugar al que quería viajar.
4ª Regla: Nadie más comería las monedas de su bolsa sin su permiso.
5ª Regla: Con la última moneda tenía que volver a casa. Si al comérsela pensaba en otro lugar, ya nunca tendría la oportunidad de regresar.
6ª Regla: Deberían ser las doce de la noche, de lo contrario el hechizo no tendría efecto.

Estaba muy lejos de casa. No sabía si papá y mamá habrían notado su ausencia porque siempre estaban muy ocupados, y era Marian, la niñera, la que lo cuidaba a diario. Allí, sentado, contemplaba su bolsa de monedas casi vacía. La única oportunidad de volver a casa era pensar en su habitación mientras masticaba una de las útimas monedas que le quedaban, sin embargo, no quería dejar a su nuevo amigo Aaron.
Aaron se sentó juanto a él y le preguntó:
-¿En qué piensas, Elías?
-En mis padres.
-Yo nunca pienso en ellos.
-¿Por qué?
-Me pongo muy triste. No me gusta estar triste.
-Tengo que irme.
-Si te vas, ya no volveremos a vernos.
-Tengo que contarte un secreto.
-¿Un secreto?
-Sí, pero has de prometerme que nunca se lo dirás a nadie.
-Claro, confía en mí.

14 comentarios:

  1. Es un cuento muy tierno, especialmente la conversación de los dos niños. ¿Había infringido Elías una de las reglas? Entonces, ¿no volvió a casa?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes,
    Quizás, Elías le ceda su moneda a Aaron para que este pueda volver a ver a sus padres. Si lo hace, tendrá que buscar otra manera de volver a casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hermosa y tierna historia Airama! :]
    La dejas abierta para que uno la complete con nuestra propia imaginación y sentimientos.
    Por un lado a mi me gustaría que Elías le regalé a Aarón una de las 2 últimas monedas para que su amigo regrese con sus padres y la otra moneda para él mismo.
    Pero por otro lado me gustaría tal vez más que además Elías le regalé un también un hogar y regresen juntos y no se separen los dos amigos.
    (Claro que por la primera regla, tendrían que separarse al menos un momento para estar solos mientras se comen la moneda de chocolate).
    Porque queda el misterio de porque Aarón se pone triste al pensar en sus padres y queda a nuestra interpretación de sí se pone triste porque no puede regresar con ellos o porque ya murieron.
    Sería difícil la decisión de tener que elegir entre los padres y el amigo...
    ¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

    ResponderEliminar
  4. Hector,
    Me encanta la lectura que has hecho.
    Estoy con el final, os iré contando.
    Muchos saluditos!

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy lindo, MªJosé, me ha gustado. Estaré atenta a su desenlace.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado el inicio de tu cuento. Curiosamente, estoy escribiendo un cuento infantil similar. Sigue escribiendo.

    Saludos,
    Sara.

    ResponderEliminar
  7. Sara,
    Lo haré, seguiré.
    Me alegra que te guste.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Preciosa historia (aunque fuera corta me he enganchado) pero... que pasa al final???
    regresa con sus padres? o se come la monedita de chocolate?
    Qué intriga...
    una saludo Airama

    ResponderEliminar
  9. Optimista,
    Habrá que esperar... Estoy en ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Un cuento con mucha moraleja, con mucha simbología: la amistad, la camaradería bien cuestan una moneda de chocolate, aunque esto signifique tener dificultades para regresar a casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Airama ya estoy esperando a leer el desenlace de tu cuento en el próximo post ,pues me encanto su trama, promete.

    Un abrazo de MA y mil gracias por dejar tu huella bloguera en mi casa, tu casa amiga.

    ResponderEliminar
  12. Ma,
    Tardará algo más, pero llegará.
    Gracias, amiga
    Besos

    ResponderEliminar