Me siguen

sábado, 27 de noviembre de 2010

EL MENDIGO



El mendigo dormía al aire libre en su cama de cartones. Dejó su trabajo y su techo hace unos años.
Le pregunté: "¿Por qué lo hiciste?".
Pero no me contestó y con mirada triste se perdió entre los recuerdos de su pasado.
¿Es justo vivir así en una sociedad igualitaria? ¿Lo había elegido realmente?
No me contestó, le hacía daño. Prefirió seguir bebiendo de aquella botella de vino casi acabada. No me dijo adiós, pero se echó sobre aquellos húmedos cartones y cerró los ojos.



Comprendí que deseaba estar solo.
Debe ser difícil estar solo si vives en la calle: paradoja cruel?

14 comentarios:

  1. Nítido retrato del vencido y la sociedad que lo venció.
    Pero el mejor retrato es el tuyo,tan bella,tan gratificante.

    ResponderEliminar
  2. Desahuciados , solitarios , sin destino ni razón deambulan sin ilusión…por la ciudad.

    Un triste retrato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Carlos,
    Qué de tiempo, amigo.
    Muy amable, jejeje...
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sneyder,
    Triste, sí. ¿Qué se puede hacer?
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Coincido en que es triste, pero iría más allá, nos demuestra lo frágil que puede ser el hilo que separa el poder vivir en una casa y no poder hacerlo. Espeluzna pensar en que un día nos pueda tocar a nosotros por circunstáncias de la vida.
    Besos pecosilla.

    ResponderEliminar
  6. No hay peor soledad que la que se siente rodeado de gente.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es un reflejo del fracaso de la sociedad actual. Todos tenemos derecho a un techo, una vivienda digna y tener cubiertas las necesidades básicas.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  8. Josep,
    Es cierto, ese hilo es tan frágil que se ha de cuidar mucho. Da miedo la facilidad con la que se puede romper.
    Besos, quillo.

    ResponderEliminar
  9. Montse,
    Eso decía, estar con gente y sentirte solo. Es duro.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Jabo,
    Debemos luchar por eso y no conformarnos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. La soledad tiene muchas formas y caras, quizás la que expones, sea desde mi óptica una de las más tristes...quizás para tu personaje, no. Tendemos a ver las cosas desde nuestro prisma, y a valorarlas únicamente desde él, mientras que vistas desde aquellos que optan por ellas (ojo, solo digo cuando las eligen, no cuando no les queda más remedio que aceptarlas)tienen otra significación que desconocemos pero que para ellos posee una significación (y no solo hablo de la mendicidad). Ya sabes que Larra consideraba al mendigo como un prototipo humano que simboliza la libertad...


    Buen post, amiga, para reflexionar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Marisa,
    Ahora miro desde ese otro punto de vista del que hablas y estoy de acuerdo contigo.
    Buen punto de vista el de Larra también.
    Sentirse libre es maravilloso.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Coincido con Marisa por completo. Y a la pregunta "¿es justo...?"... ¿alguien puede siquiera dudarlo?
    Abrazos, Airama

    ResponderEliminar
  14. Xibeliuss,
    Espero que no haya duda.
    Abrazos

    ResponderEliminar