Me siguen

sábado, 6 de noviembre de 2010

EL ANILLO

Ella se quitó su anillo. Él se lo había regalado y le había prometido, al ponérselo, que siempre estarían juntos. Hoy, ella lo ha liberado del todo.



Ya no es parte de ella, ahora se encuentra en el mismo barco que los otros amantes que le precedieron, piensa él.
No se siente libre aunque, Clori, le haya devuelto la sortija. No se siente libre, no se siente a gusto, no se siente amado.
Recuerda hoy la mirada de su dama, una mirada que le hace una diosa, tan bella, tan deseada.



Pero esa mirada, esa mirada ya no le pertenece. La busca, pero no la encuentra. Ahora, la mirada es dura, unos ojos airados lo contemplan. ¡Qué pena!, piensa. ¡Cuánta belleza pierde Clori con esos ojos, con esa expresión dura!
Mas él le grita: "Mírame, mírame aunque sea friamente. No importa si no encuentro tu hermosura en tus ojos, en tu rostro, en tus labios. Pero mírame así, al menos, y podré tener la ilusión de que un día se torne bella y vuelvan aquellas palabras que me decías al oído, a oscuras y hoy en mis sueños".



18 comentarios:

  1. Qué triste, tener que obligar a alguien a que te mire, aunque sea con desprecio. Es mejor que no se ilusione, con esa actitud no volverán aquellas palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes,
    Es triste, sí, pero más triste es perder la esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El amor es una máquina de dos válvulas: si una no funciona, es imposible que marche bien el corazón, por mucho que lo queramos forzar...
    ¡Ay, l'amour...!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Marisa,
    Qué bonito suena: ¡Ay, l'amour...!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Bonito, mucho.
    A veces, la marca del anillo permanece demasiado.
    La esperanza es un regalo valioso, más que la mejor sortija.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. "Pero mírame así, al menos, y podré tener la ilusión..."

    Es la ilusión la que mantiene los corazones calientes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. María,
    Me alegra que te guste.
    Es verdad, la esperanza y ese sentimiento siempre es mejor que ese anillo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Javir,
    ¿Qué haríamos sin ilusión?
    Bienvenido, amigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. La esperanza es lo último que se pierde pero en el amor es un barco varado
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. 40añera,
    Alimentando ese corazón, el barco comenzará a surcar los mares... quiero ser optimista.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué triste momento, pero navega la esperanza en ese pedido el amor, no suele partir cuando siente ese calor, precioso blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. medianoche,
    El amor, a veces, es triste. Quizás, sea necesario para así poder apreciar los momentos de plenitud. Hay que llevar la esperanza con uno, siempre.
    Gracias y bienvenida.

    ResponderEliminar
  13. Te recomiendo que veas la película "Los ojos de Júlia", el argumento gira entorno a lo que hoy nos explicas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Josep,
    Apuntado!
    Gracias, quillo
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Cosas del amor, va y de la misma manera se marcha.
    Te echo de menos, no vienes a verme...

    ResponderEliminar
  16. Hola Bell, paisano,
    Desde que he vuelto de Londres no he parado de hacer cosas pendientes. Ya lo llevo todo más o menos al día, así que me verás mucho más por tu casa. Me dirás que soy la "hartible" de tu blog!!!
    Voy para allá!!!!!
    Besos, amigo

    ResponderEliminar
  17. Cuando se ama, siempre te aferras a la esperanza de que pueda volver a ser igual, pero cuando las miradas se apagan es muy difícil volver a encenderlas.
    Muy bonito el texto.
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Cele,
    Es difícil, sí, pero no imposible. Se debe alimentar esa llamita como lo haciamos el primer día.
    Gracias, guapa.
    Besitos

    ResponderEliminar