Me siguen

viernes, 29 de octubre de 2010

NO QUIERO IR AL COLEGIO


Porque el corazón se me acelera cuando ellos me hablan. Parece que sea de otro mundo, sin embargo, me veo igual a ellos. Ellos me ven distinto. No, no quiero volver. Me insultan, me agreden, se ríen. Les tengo miedo. No puedo. No quiero volver. Voy a enfermar. Hace tiempo que no duermo profundamente. Al voltearme en la cama, veo sus rostros y me despierto.
El fin de semana es como salir del fondo de una piscina. Te sientes aliviado, aunque a veces no sabes si es mejor no salir, no volver a resollar. Quiero olvidarme de todo y sueño que me baño en el Leteo, pero no funciona. Flor de loto quisiera encontrar y ser lotófago y vivir de otra manera, renacer feliz a otras nuevas vivencias.


Ya lo he decidido, voy a dejar esta vida. Abandono la docencia.

14 comentarios:

  1. A ver, Airama, criatura, que no sé cómo tomarme este bello texto. ¿De verdad vas a dejar la docencia? Pero, ¿por qué?
    Volveré, a ver si los comentarios arrojan luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Esto es real?o solo un texto más?vuelvo como Mechi.

    ResponderEliminar
  3. Mercedes, amiga, quédate tranquila porque yo estoy feliz con mi trabajo. No es mi caso, gracias a Dios.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fiaris,
    Un texto de tantos. No es real.
    Besitos, amiga.

    ResponderEliminar
  5. He venido a ver si había respuesta, y ya veo que sí. Me dejas más tranquila; estoy convencida de que eres una maestra estupenda.
    Otro fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  6. Mercedes, eres una amiga.
    Gracias por preocuparte, eres un cielo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que he leído los comentarios, porque te iba a echar una bronca del copón!!!
    Digo yo que la docéncia es de esos trabajos vocacionales y que deben ser chute en vena. Reconozco que debe ser complicado lidiar con una república de hormonoides maleducados, pero hay que ser más fuerte que ellos. Sois la autoridad!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Bueno me habia quedado sin aire, menos mal que veo dices que no es real, ya conoces el mundo de los niños, traviesos pero listos y graciosos.
    es un placer pasar por tu casa.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Josep,
    Es verdad que es un trabajo, a veces, difícil y duro, pero también hay muy buenas recompensas. Cuando he colgado el texto no he pensado que se pudiera interpretar como algo real.
    Yo estoy bien.
    Gracias, quillo
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Ricardo,
    Sí, es un mundo así, lo describes bien.
    Gracias, amigo.
    Besos
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  11. A mi también me dejaste un poco preocupada , pero leí todos los comentarios y no pasa nada.
    Yo añoré mucho cuando dejé la docencia en enfermeria, con 149 alumnos de edades muy difíciles 18-30 años, no me pegaron ni maltrataron, ya tuve cuidado de hacerme uno con ellos y así saqué partido de cada uno de ellos, pues los hice amigos fuera de la aula. Es un sistema que siempre me funcionó
    Recibe mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  12. Sor Cecilia,
    Eso intento, pero es difícil ser amigo de los chicos y que vean la diferencia dentro del aula. De todas formas no tengo ningún problema en el aula, estoy contenta, pero siento lo que algunos compañeros han de soportar y les entiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Es duro ser docente en el día hoy, con todo lo que ocurre, con esa falta de valores, se está volviendo mision imposible.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Cele,
    Así es, es muy difícil. Motivar a alguien que no tiene ningún interés, podríamos decir, que es imposible.
    Un beso

    ResponderEliminar