Me siguen

miércoles, 22 de septiembre de 2010

SOLEDAD

Un aventurero es vomitado en la orilla de la playa. Mojado y todo algas logra asirse a la roca más cercana. Empapado decide poner a secar sus ropas al sol. El sol las seca embistiendo cada gota de agua de cada hilo. El mar sigue agitado y devuelve a tierra el delfín de madera que el naúfrago había utilizado como embarcación.
No ha sido valiente, piensa. Ha cometido la locura más grande de cuántas ha hecho. Los dioses le han protegido, se siente Arión, se siente dichoso.
No sabe de su amada, no la ve en el mar y tiene miedo de mirar a la orilla. Si tuviera la suerte de Orfeo, nunca, nunca, miraría atrás, nunca. Esperaría a estar seguro de que ella estuviera a salvo y pudiera abrazarla.


Siente ganas de llorar y gritar. Pero no lo hará porque su llanto podría aplacar la tempestad. Y la calma, quizás, acabaría con la única posibilidad de que el mar le devolviera a Elisa, su amada.

Queda solo por un tiempo. Días después el mar le trae prendas de la amada. Recuerda la alegría que sintió cuando ella se las regaló. Pero hoy no puede sonreír. Apenado, las devuelve al mar y les pide que así como le han quitado la alegría, se lleven también la tristeza.
Pobre naúfrago, no sabe que esa tristeza por la ausencia de su amor, ya no le abandonará nunca.

16 comentarios:

  1. Triste, pero bellísima historia, y muy bien contada. Gracias por traernos estas perlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes,
    Gracias, amiga.
    Un placer,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, como náufragos nos sentimos cuando perdemos el amor...náufragos rodeados de soledad. Me gustó.

    ResponderEliminar
  4. Su,
    Solos con nuestros sentimientos.
    Me alegra que te haya gustado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Es espléndido , MªJosé, en tu texto se oye la soledad hueca del corazón vacío que han erosionado las mareas de las ausencias.

    Me ha gustado muchísimo.
    Un beso buscando al beso naúfrago.

    PD: Aprovecho esta entrada que has hecho (ya que viene al caso por el tema) para felicitarte por el vídeo que has colgado de Married Live. Hace tiempo que te quería decir que es maravilloso; desde la primera vez que lo vi no me ha abandonado. Gracias por el descubrimiento, que es todo corazón.

    ResponderEliminar
  6. Doblemente náufrago se debe sentir. Muy sentida la tristeza cuando devuelve las ropas al mar.
    Muy bueno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Marisa,
    Para escribir el texto me he inspirado en el principio de las Soledades de Góngora y en un soneto de Garcilaso "Oh duldes prendas por mí mal halladas".
    Me alegra que te haya gustado.
    El video del que me hablas me encanta, también me cautivó desde la primera vez que lo vi.
    Gracias por tus palabras, amiga.
    Besazos

    ResponderEliminar
  8. Josep,
    Sí,qué tristeza encontrarse con esas prendas. Los recuerdos que tiene al verlas le hacen sentir mal. Piensa que si en un momento le hicieron feliz fue solo para ahora hacerle morir de dolor.
    Gracias,
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. La soledad impregnada de algo físico generalmente enferma nostalgia. El deseo es de olvido o de no olvido, pero en este guerra interna del recuedo es dónde se enferma.

    Triste relato el que mira al mar para que le devuelva lo más querido.

    ResponderEliminar
  10. Odiseo,
    Sí, muy triste esperar y ver que el tiempo pasa en vano. Solo quedan recuerdos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Esos sentimientos permanecen en nuestro corazón siempre, nos acompañan hasta el último segundo de vida.
    Como ves ya estos de vuelta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Cele,
    Me alegra verte de nuevo por aquí.
    Sentimientos difíciles de arrancar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Mª José:
    Me he escapado de mi casa para verte, sino no hay manera de encontrar un hueco en mi tiempo.
    Me ha encantado como redactas, una bonita historia y muy bien inspirada, ciertamente he gozado con tu bonita historia.
    Recibe mi ternura y un feliz fin de semana
    Un petó
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Hola Sor,
    Gracias por sus amables palabras. Me alegra que le haya gustado y que la haya disfrutado. Objetivo cumplido, entonces.
    Feliz fin de semana,
    Un petonet.

    ResponderEliminar
  15. airima precioso tu relato.pero triste , tan perdido , recordandola con sus prendas, sin ella y de compañera la tristeza
    Un beso fuerte y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Luz,
    Tristeza que ya no lo abandonará jamás, ha perdido a su amor.
    Besos y buen finde!

    ResponderEliminar