Me siguen

martes, 14 de septiembre de 2010

NO LLORES, NIÑO, NO LLORES


No llores, niño, no llores.

No llores, niño, no llores que tu madre te consuela con mil amores.

Sueña, niño, sueña con dulces canciones que te acunen, que te duerman.

Y mientras tú duermas te dibujaré una blanca luna para que no estés a oscuras,para que guarde tus noches y vele por tus quimeras.

Si te despiertas, te arrullaré entre mis brazos al son de una linda nana para que sientas mi voz que te canta, que te besa.

Estaré siempre muy cerca aunque no puedas verme, te cuidaré desde lejos y te querré en la distancia.

Pero no llores, niño, no llores que tu madre te consuela con mil amores.

14 comentarios:

  1. Ay! Es que cuando un niño llora algo se parte ahí dentro...
    Hay que cuidarlos bien y aún así habrá lágrimas que cuesta comprender...
    Un beso Airama

    ResponderEliminar
  2. Acapu,
    Los expertos dicen que los bebés normalmente lloran porque tienen hambre o porque quieren que se les preste atención.
    Tienes razón. Cuando no se sabe qué les pasa es una situación difícil.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. No llores niño no llores que he tenido un día muy duro y me estalla la cabeza.
    Niño, he dicho que no llores, si te huvieras comido toda la cena esto no pasaría.
    Niño, que no llores, anda, va cuenta ovejitas y ya verás como duermes.
    ¿Monstruos? ¿Qué monstruos? ¿Con estos bramidos, que monstruo en sus sanos cabales se atrevería a meterse bajo la cama?
    Niño, no llores, no llores, que no escucho las notícias, buffff niño, te pareces a tu madre...

    Quizás hace reír, pero son las frases que por desgracia les decimos a nuestros hijos cuando se sienten desamparados y nosotros totalmente desbordados.
    Ojalá todos pudieramos mantener la serenidad que rezaban tus versos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Josep,
    No tengo hijos. Tengo dos sobrinos y uno en camino, y te aseguro que te entiendo.
    Sí, ojalá fuera todo más fácil.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy bonito! y tan tierno....
    Feliz semana amiga
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Hola Verónica,
    Si hay bebé, hay ternura, amiga mía.
    Me alegra que te guste.
    Feliz semana,
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. La verdad es hermoso y no hay mayor amor que el de la madre a un hijo. Es la primera vez que entro en tu blog la verdad me encanto y seguramente me verás seguido. Te dejo la dirección de mi blog por si lo querés visitar:

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

    Desde ya muchas felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola ser bohemio,
    Bienvenido y encantada de que estés por aquí.
    Te visito.
    Un abrazo, Airama.

    ResponderEliminar
  9. Un nana en oda regla. Tomo nota para no caer en la "otra" nana que nos deja Josep.
    Bs

    ResponderEliminar
  10. Veamos. Sé que forma parte del proceso de educación y que si se produce es porque algo ha fallado...pero..¿quién no ha tenido tentaciones de intervenir (con un buen azote a la madre o al niño) cuando ve, en un centro comercial por ejemplo, a ese repelente niño de, pongamos tres años, tirado en el suelo pataleando porque quiere el madelman de moda?
    Lo siento Airama, sé que me aparto de tu serena reflexión, pero..ay!
    No llores niño, no llores...jodido capullo!

    ResponderEliminar
  11. Los niños, lloran porque... la verdad, son monstruos. Adorables, sí, pero esos llantos de los primeros meses son la mismísima tortura. Y pensar que pasé por ella tres veces.

    Eso sí, ni una más.

    ResponderEliminar
  12. Jose,
    Sí, Josep nos cuenta la dura realidad. Pero hay momentos tan bonitos que todo eso merece la pena.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Cesar,
    Conozco esa situación de la que hablas. Ver que un niño puede más que sus padres es, a veces, triste. No sé cómo se llegará hasta ese extremo, pero creo que se han debido de pasar muchas cosas para llegar ahí. Quizás me equivoque.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Raúl,
    Cuando nació mi sobrina, pasé unos días en casa de mi hermana y el llanto se metía tan dentro que cuando no lloroba, lo seguía escuchando.
    Es duro, sí.

    ResponderEliminar