Me siguen

viernes, 20 de agosto de 2010

¿OS SUENA DE ALGO? ¿QUÉ FINAL LE PONDRÍAIS?

El niño que lo tuvo todo

Había una vez un chico que tenía siempre todo lo que pedía. Sus padres, forzados a realizar largas jornadas laborales, lo querían mucho y deseaban verlo feliz las pocas horas que podían estar con él. Constantemente le hacían regalos, a ser posible muy caros, e intentaban no negarle nada de lo que pedía para que estuviera contento y los quisiera más. Podía ver la tele cuando quería, solo comía los platos que le apetecían. Dispuso de una bici nueva cuando todavía la anterior solo tenía un año y estaba casi nueva.
El niño fue creciendo y ...

18 comentarios:

  1. ...se convirtió en un MONSTRUO. No te descubro nada nuevo, MªJosé, jeje. Las domadoras de fieras somos hábiles detectoras de monstruitos. No obstante...estaré atenta a este estudio sociológico y sus comentarios, que me ha despertado mucho, mucho interés.

    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola hermosa, me hizo acordar algo que leí hace mucho tiempo...el niño preguntó a sus padres cuanto le pagaban la hora en sus trabajos, los padres respondieron determinada suma y el niño sacó de sus ahorros ese monto y dijo yo les pago una hora para que estén conmigo....
    Los juguetes son muy lindos, pero hay otras cosas que no las compra el dinero y que a la larga el niño necesita, atención y amor.
    Buen Fin de Semana!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Se convirtió en un padre aún más permisivo. Como todos...
    Ser padre es tan grato como ingrato; por mucho que uno se esfuerce no acaba de hacerlo lo suficientemente bien. El amor no se paga con dinero, pero conseguir dinero requiere tiempo y ese tiempo tenemos que robárselo a ellos.
    La pescadilla se ha tragado a si misma de tanto morderse la cola...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Marisa,
    Sí, ya sabemos que el final no sería bueno...
    Claro, amiga, esta es tu casa. Me alegra que te interese.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. el niño fue creciendo y los pades recapacitaron. Dedicaron más tiempo a su educación, jugaron y se divertieron con el. Supeieron ponerle límites y normas, que dificiles al principio, fueron mano maestra luego. El niño fue madurando y aprendiendo, que todo no viene dado, que hay que ganarselo... etc etc
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  6. Mabel,

    Si la historia que cuentas es real, no parte de un relato o cuento, es durísima. Yo no sé qué sentirían esos padres, pero yo me replantearía tantas cosas...

    Buen finde!!

    ResponderEliminar
  7. Josep,
    Te entiendo perfectamente y sé que es la realidad. Hay que trabajar mucho para poder darles lo que necesitan. Y es ahí donde veo la clave, lo que necesitan!!!
    Darles más y más no creo que les haga realmente felices.
    ¿Cómo aprenderán a apreciar las cosas si no conservan nada con ellos, si todo lo sustituyen?
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Jabo,
    Bienvenido sea tu final. Siempre positivo, qué bueno.
    Abrazos
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. En un egoista sin valores que creció sin saber los que es amor como sentimiento ya que lo confundío con materialismo y posesion, pero claro esto no llego a ser nunca culpa suya ya que acudio a un psicologo que le enseño que era culpa de sus padres que por ello no tenía corazon y desde entonces y hasta ahora vive libre de culpas ya que cuando en su vida se tuerce algo es culpa de sus padres porque le dieron todo y más.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. 40añera,
    Si continúa siendo así toda su vida, acabará por no conocer nunca los valores más nobles y fundamentales para ser feliz y hacer felices a los demás.
    Me gusta la ironía, amiga.
    Buen finde!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo quiero ponerle final feliz igual que JABO.
    Algo pasó que le hizo ver la realidad y se puso a trabajar en hacerse mejor persona, en valorar más a sus padres y todos loe esfuerzos que hicieron por él. Creció y fué un hombre de bien. O eso espero... Un beso y gracias por hacerte seguidora, me gusta tu blog.

    AFRICA04

    ResponderEliminar
  12. Hola Africa,
    Buen final, ciertamente muy optimista.
    Gracias a ti por venir.
    Me alegra que te guste.
    Saludos, Airama.

    ResponderEliminar
  13. Se convirtió en un ser triste. Pensaba que todo se debía y podia comprar, hasta que alguien, tal vez una mujer o un ángel lo despertó de su error y comprendió que en la vida hay pequeñas cosas sin valor económico, que nos hacen muy felices.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  14. no sé el final, pero cómo me hubiera gustado ser ese niño, aunque fuera sólo un fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. mariarosa,
    Final feliz, nunca es tarde!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Raúl,
    Tenerlo todo, pero estar solo. Bueno, solo un fin de semana.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  17. ... y se convirtió en un adolescente intratable por sus padres, que no eran capaces de darse cuenta de su error ni aunque se lo pusieran en letras enormes. Los padres no cambiaron nunca su modo de actuar, y siempre que el niño hacía alguna ellos le defendían a capa y espada. ¡Mi hijo es un santo! ¡Mi hijo es incapaz de hacer eso! ¡Mientes! Y los padres tuvieron que pegar a los profesores para que éstos se diesen cuenta de su error.

    ResponderEliminar
  18. Angelillo,
    Muchas veces eso que cuentas se hace realidad, qué triste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar