Me siguen

jueves, 1 de julio de 2010

Lucía

Lucía no camina por la realidad.
Sus pasos se mezclan en círculos haciendo que las pesadillas más incoherentes ganen terreno a la purísima verdad.
Las miradas las convierte en reproches y si hay reproches los vuelve puñales envenenados.
Hoy ha salido de su cabeza, y en esa calma, y en ese sosiego, y desde esa perspectiva los observa.
Nada es como ha imaginado. Todo parece normal, puede colorear el dibujo que ellos han hecho.
El dibujo que los acerca aunque ella lo haya querido romper con su distancia.

12 comentarios:

  1. Cuanta trizteza y amargura, que pena de Lucia.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. 40añera,
    Bueno, pero se ha dado cuenta de que todo estaba en su mente. Ojalá todos pudiéramos tener las cosas tan claras como ahora las tiene ella.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Que triste tu entrada hoy amiga ,un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El autismo es muy duro para muchas Lucías y para los que conviven con ellas.
    Un beso, Airama.

    ResponderEliminar
  5. Muy triste, inquietante esa espesura desconocida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Fiaris,
    Lo sé. Hay realidades que no se pueden contar de otra manera.
    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  7. Marisa,
    Tienes razón. El autismo es durísimo para todos ellos. Sobre todo porque se sabe poco de ello y las familias se sienten perdidas.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Montxu,
    Lo desconocido siempre es inquietante. Realmente da miedo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Muchas veces esa somnolencia que les otorga la distancia los hace parecer seres felices, abstraídos de la realidad, pero su consciencia los tortura, por que aunque haya distancia hay cordura.
    Besos Airama.

    ResponderEliminar
  10. Hola Josep,
    Tienen la habilidad de actuar (ser actor), dada la capacidad que desarrollan para expresar emociones y sentimientos sin que necesariamente en verdad los sientan.
    Hablo de una variedad del autismo: Sindrome de asperger.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Maria José, sin leer los comentarios me he imaginado que Lucía podía ser autista o tener otro síndrome especial, trato a menudo con un niño que tiene un cierto grado de autismo y tu descripción está bastante conseguida y cercana a lo que ya sabemos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Juanjo,
    He tenido durante dos años a una alumna en bachillerato. Le costaba mucho, pero iba haciendo. Al final se le diagnosticó sindrome de asperger.
    Gracias!
    Besos

    ResponderEliminar