Me siguen

martes, 6 de julio de 2010

EN EL SALÓN DE SU CASA

Bailaban en silencio, María y Sara, se acercaban como sin darse cuenta, pero sabiéndolo las dos. Mientras no pensaban, todo parecía normal: el roce de las manos de María en la espalda de Sara, el aliento de Sara penetrando en el de María. Dejaron de bailar y los senos erizados se durmieron bajo una triste y vergonzosa indiferencia. No se preguntan qué habría pasado de haberse seguido besando, de haberse acariciado, de haberse amado al son de una música que aún escuchan algunas noches. Entonces se enamoraron la una de la otra, lo siguen estando. Nunca se lo confesaron. Piensan en aquel baile cada vez menos, mas al recordar el roce de sus cuerpos aún se erizan sus senos.

12 comentarios:

  1. Parece que fue un amor fallido el de María y Sara. Deberían haberse preguntado y tal vez...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sugerente relato, compa María José: breve, certero e intenso. Como debe ser, vaya... Felcidades, por él y por tu cibercasa, ésa en la que seguiré trasteando, si a bien lo tienes, siempre que me sea posible.

    Un abrazo y buen día.

    P.S. un comentario tuyo en la útltima reseña de mi cibercasa se ha "perdido"; cosas de Blogger, supongo. De todos modos, te contesto allí.

    ResponderEliminar
  3. ME han dado unas ganas de bailar... jajajaja


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy tierno y hermoso, Airama; el amor y el deseo no entiende de sexos, es más, no entiende de nada de nada :-)

    Muy intenso tu relato.
    Un abrazo de martes.

    ResponderEliminar
  5. Mercedes,
    Las protagonistas quizás temían el rechazo de la otra, quizás no querían aceptar sus nuevas tendencias sexuales, a veces hay miedos que no te dejan ser feliz...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Manuel,
    Muchas gracias por tus amables palabras. Siempre eres y serás bienvenido.
    Lo del comentario que se ha perdido me ha ocurrido también con otros, supongo que error de blogger.
    Besos
    hasta prontito!!

    ResponderEliminar
  7. Hiperión,
    A bailar pues, pero espero que lo tuyo tenga final feliz!!!!!
    Saludos y más abrazos

    ResponderEliminar
  8. Marisa,
    Así es. Supongo que enamorarte de otra persona del mismo sexo por primera vez debe ser difícil de entender. Pero al fin y al cabo te enamoras de la persona. Como dices el amor no entiende de sexos.
    Besos de Martes

    ResponderEliminar
  9. Que pena que la cobardía nos prive de un gran amor y si sólo es amor porlo menos de saborearlo.
    Ah! que se me va la pinza tienes un premio en mi blog si quieras recogerlo es tuyo...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola 40añera,
    Claro que lo quieroooooo!!!!!
    Gracias gracias gracias guapísima!!!
    Me alegra muchísimo. Eres la más!!!
    Besazos!!
    Voy para tu blog

    ResponderEliminar
  11. mmmmmm, resulta lascibamente excitante y tremendamente tierno. Esos miedos ya son normales en las parejas "convencionales", y deben ser tremendamente controvertidas cuando descubren su nueva tendencia sexual.
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Josep,
    Qué pena siempre con miedos no???
    Deberíamos sacárnoslos todos y ser felices!!
    Besos

    ResponderEliminar