Me siguen

jueves, 10 de junio de 2010

¿Qué pudo haber hecho Manuel? ¿Cómo será su nuevo hogar?

MANUEL

Te has reformado. La puerta de la cárcel se abre para dejarte salir. Hace un día perfecto, como a ti te gusta. En el cielo, no hay una sola nube. La brisa es suave y desahoga del sol del mediodía. Tras de ti, se escuchan los cerrojos que aíslan el pasado. No podrás olvidar lo que hiciste, pero has decidido cambiar. Has pagado por lo que has hecho aunque no has pedido perdón. Tienes claro que tampoco te perdonarían, por eso crees que es mejor no pedirlo. Te querrían ver muerto y lo entiendes.

Mientras pensabas, has llegado a un parque. Está lleno de niños que juegan, corren, gritan y comen helados. Tu infancia fue muy distinta. Nadie te llevó al parque. Nadie pensó en ti. Sólo tú pensabas en ti, pero no era suficiente. Observas a los padres que están en los bancos. Charlan y vigilan a sus hijos. Todo parece monótono. Nadie sabe de la monotonía más que tú. Monotonía en los días, monotonía en las horas, monotonía en los minutos, monotonía, monotonía...
Ya eres mayor de edad. Cuando entraste en la cárcel, apenas quedaban unos días para tu cumpleaños. Sabías que al salir no tendrías que volver al centro de menores. Sacas del bolsillo del pantalón una nota que contiene la dirección de tu nueva casa y emprendes el camino.

12 comentarios:

  1. Esperemos que sea para bien, si es así merece su perdón.
    Un beso Airama

    ResponderEliminar
  2. Será para bien. El perdón no llegará, pero Manuel lo entiende y eso ya es mucho.
    Beso

    ResponderEliminar
  3. Que esa nueva vida sea eso, nueva como recién estrenada debe ser difícil pero, espero por su bien que lo intente.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola anamorgana,
    Claro que lo intentará y aunque pondrá todo de su parte, no le saldrá bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Niños como Manuel generalmente han sido las víctimas de familias desestructuradas. Aprendieron desde muy jóvenes aquello que un niño no debe aprender jamás. Detrás de los barrotes de esa cárcel no está Manuel, está el entorno social que le tocó vivir. Él es sólo una víctima.
    Me gustaría pensar que la rehabilitación social de muchos Manueles, es posible.

    Dura pero real entrada, Airama.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marisa,
    Yo creo que en algunos casos esa rehabilitación es posible, sin embargo, es la sociedad la que normalmente no da segundas oportunidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Esperemos que lo logre, allí en las cárceles no les dan verdaderos motivos para cambiar, por lo menos lo que se ve a diario, me gusto tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola medianoche,
    Tienes razón en lo que dices, la vida en la cárcel no ha de ser muy fácil.
    Gracias por tu visita y tus palabras amables.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. hola ..encontre tu blog y me apunte a seguirlo,me agrado lo que lei. es bueno ponerse en los zapatos de otro para darle valor a lo que somos y hacemos....eso pienso.
    vuelvo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Jhony,
    Me alegro de que te haya gustado lo que has leído aquí. Gracias y bienvenido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me encantaría creer que la rehabilitación es posible, pero nos encontramos ante una sociedad que abandona esos cuidados y se instala en la desidia, no se el convicto tiene que tener mucha fuerza propia para cambiar.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Cuarentañera,
    Lo que dices tiene mucho de realidad, la sociedad no se lo pone fácil. Y si ellos se dejan llevar...
    Besos

    ResponderEliminar