Me siguen

viernes, 25 de junio de 2010

¿ES POSIBLE PERDONAR O MEJOR INTENTAMOS OLVIDARNOS?
















¿Cuándo se acaba el rencor? ¿Después de haber hecho daño a quien nos lo hizo a nosotros anteriormente? ¿Qué nos ha de demostrar para así recuperar nuestra confianza?

A veces, el rencor no se transmite con palabras, es en las miradas donde se encuentra la espina del resentimiento, en los silencios, en los pequeños olvidos, en las miradas no miradas, en los suspiros cansados. Perdonar no debería ser olvidar. Olvidar es no volver a recordar.
Perdonar es recordar lo fuerte que fui al aceptar los errores del otro, admitir que a pesar del daño comprendo lo débil de nuestro carácter y que gracias a mis valores he aprendido a quererme a mí y así dar una segunda oportunidad, no sólo al otro, sino también a mí mismo y de esta manera ser más fuerte y más feliz.
No lo olvides, olvidar es dejar que lo aprendido no me sirva. Perdona y lo aprendido te ayudará a no tener que ser perdonado.

22 comentarios:

  1. Muy sabio consejo. De lo mejor que he leído últimamente, quizás porque me afecta aunque no tenga nada que perdonar.
    Gracias por ese consejo.
    Un beso.
    Ah!!! lo de los juanillos fue estupendo una vez más gracias

    ResponderEliminar
  2. ¡Que dificil es saber perdonar!

    Dicen los que saben, que si no perdonamos las ofensas nos herimos a nosotros mismos. El rencor hace daño, enferma. Muy buen consejo el tuyo, lo dificil es lograrlo.

    Un cariño.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Hola anamorgana,
    Gracias guapa,
    Me alegro de que te gustaran los juanillos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mariarosa,
    Sí, es difícil, pero se puede lograr, no es imposible y siempre te sientes mejor después.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El perdon es el regalo de los dioses a seres maduros y desarrollados.
    Buenísima reflexión
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Qué sabio consejo, me ha encantado, me lo quedo, jejeje. De todos modos, resulta muy difícil llevarlo a la práctica; el rencor no deja de ser un mecanismo de autodefensa para no volver a ser dañado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Un blog interesante.
    Daniel D. Peaceman, escritor y editor de la revista El Horizonte Literario Contemporaneo

    ResponderEliminar
  8. Hola 40añera,
    Gracias guapa.
    Martin Luther King dijo que el que es incapaz de perdonar es incapaz de amar.
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Hola Josep,
    Exacto, el rencor es al fin y al cabo una máscara. Mostremos siempre nuestro verdadero rostro y volveremos a ser razonable.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Daniel,
    Gracias por tu amabilidad. Me alegro de que te haya gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Fiaris,
    Lo he leído, acabo de estar en tu blog.
    Cuánta razón!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. La logica es esa, no tiene sentido amargarse la vida por algo que ya no se puede cambiar, y envenenarse la sangre con odios o rencores solo acumulara un volcan adentro de uno mismo.

    ...Pero vaya que es dificil olvidar, dejar ir y aceptar!

    Muy buena entrada, un besote!

    ResponderEliminar
  13. Hola Syd,
    Así es, el rencor aparte de envenenarnos nos hace más infelices.
    Gracias por tus palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!¿Dónde me has encontrado? generalmente me dicen ...de casualidad o por la Providencia. En fin , el caso es que tengamos un hermoso encuentro.
    Te agradezco el comentario en mi casa. Hace ya algunos días que les voy contando retales de mi infancia, porque contienen muchos ejemplos de humanidad y hace reflexionar el caso sin que te des cuenta en lo que has hecho tú o los demás en tu vida.
    Deseo que nos volvamos a encontrar pronto.
    recibe mi ternura.
    Sor.cecilia Codina Masachs O.P
    Yo soy de Hospitalet del llobregat,vivo en Valencia hace tres años

    ResponderEliminar
  15. Hola,
    Te encontré paseando por los blogs. Suelo ir de uno a otro y así ayer llegué hasta el tuyo.
    Seguiré tus vivencias y los valores que de ellas se desprenden.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Entonces...Feliz encuentro Airama:
    Hablábamos de fe en mi blog, y sólo como entrada de verano, para no cansaros con el calor.
    Pero, todo cuanto te digan que sea convincente que te aparte de la fe de creer en la existencia de Dios, si lo ves convincente, no caigas en la trampa de creer en esa seguridad.
    La fe, no es convincente, va a oscuras y en esa oscuridad lo cree, y si se deja iluminar el alma por el amor y no por la razón, hallará más verdad por la consecuencia de las buenas obras.
    Gracias por volver a visitarme,« Estoy a tu lado»,se siente feliz con ese primer beso de tu carta.
    recibe también el mío
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  17. Hola Sor Cecilia,
    Pensaré en todo lo que me dices.

    Gracias de nuevo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Coincido. El rencor se esconde en los silencios, en los pequeños olvidos, en las miradas no miradas.
    Muy reflexivas tus entradas. Invitan a pensar.
    Cariños, Graciela

    ResponderEliminar
  19. Hola Nico y Graciela,
    Gracias, me alegro de veros por aquí.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Una de las claves de la felicidad es precisamente esa: saber perdonar.
    Saludos.
    Jabo

    ResponderEliminar
  21. Hola Jabo,
    Estoy de acuerdo. Saber perdonar te libera de rencores, te deja seguir.
    Saludos

    ResponderEliminar