Me siguen

martes, 15 de junio de 2010

El Padre Damián y La Fiesta


Saliste corriendo del portal, no antes de que él se hubiera marchado. No podías volver a casa, no con aquel aspecto. Tu madre no te entendería, no te ayudaría. Ella solo pensaba en aquel hombre que tú no conocías. Aquel hombre que nunca os dio una explicación. Canela, tu madre,te abandonó,nunca te hablaba, nunca te buscaba, tuviste que arreglártelas sola.
Bajo la lluvia, decidiste ir a ver al Padre Damián. Bajo secreto de confesión y con el rostro oculto sería más fácil de contar. Además, el Padre Damián no podría decirle nada a nadie.
El Padre Damián sintió que alguien esperaba al otro lado del confesionario.
-¿En qué puedo ayudarle?
Celeste sollozaba.
-Hija, ¿Qué te ocurre?
-Padre, un chico acaba de violarme.
-¿Estás segura? -preguntó el cura.
-¿Cómo? -dijo ella sorprendida.
-¿Estás segura de que ha sido una violación?
-Padre, yo no quería.
-Hija, a veces nos equivocamos. ¿Has hecho algo para llamar su atención? ¿Lo has tentado?
-No, llovía y yo solo quería llegar a casa. Él me obligó.
-¿Quién ha sido?
-Padre, tengo miedo. Me dijo que me...
-Tranquila, puedes contármelo. No puedo decir nada. El secreto de confesión, ya sabes...
-Ha sido Santiago, su sobrino.
-¿Santiago? Eso es imposible, es un chico ejemplar. Es obediente, ayuda a todos los que lo necesitan, saca buenas notas. No es posible. El otro día te vi paseando con él y no parecías disgustada.
-Padre, por favor, créame.
-Ya está, hija, ya está. Ve y reza tres oraciones. Luego olvídate de todo. Es lo mejor.
Celeste no encontró consuelo. Nadie la pudo ayudar. Siempre estuvo sola, solo ella.
Una vez en casa, se encontró con su madre borracha y como siempre cantando:
"Que se quede el infinito sin estrellas
o que pierda el ancho mar su inmensidad,
pero el negro de tus ojos que no muera
y el canela de tu piel se quede igual".




LA FIESTA

Bueno, a todos los que habéis seguido las últimas entradas, os propongo el siguiente final. Si preferís otro,compartidlo si queréis.


Ahora esperas a tus nueve invitados: Canela, Manuel, Santiago, Damián, Alfonso, Sergi, Daniel, Marc y Sebas. Son diez, contando con ella. Hoy, cumples treinta y dos años, pero no te sientes joven. No quieres celebrar, quieres justicia y estás dispuesta a hacer de ésta tu regalo de cumpleaños.
Nunca tuviste una madre cuando la necesitaste, para Canela era mejor aquel recuerdo, ya turbio, de Miguel. Manuel no sabía que existías y te duele, aun más hoy, porque creíste que no esperaría para conocerte. Su condena, reducida por buena conducta y porque era menor cuando la cumplía, era el castigo por haber asesinado a su propio hermano bajo los efectos de alguna droga.
Alfonso, Sergi, Daniel, Marc y Sebas eran cinco violadores a los que les habías seguido el rastro. Sin duda, se llevaban la mayor parte de tu odio. Por último, el Padre Damián y su sobrino Santiago. El rostro de Santiago te ha acompañado cada noche desde hace dieciséis años. El Padre Damián no ejerció sus funciones justamente por lo que también le ha llegado el momento de saldar cuentas.

Pasa el tiempo y no acude nadie a tu cita. Sabías que era un riesgo. Lo tenías todo preparado para hacerles frente y que pagaran, cada uno en su medida, por lo que te habían hecho, sin embargo, no había nadie en tu fiesta. Piensas en salir a buscarlos. De pronto, suena el timbre, más bien una alarma. Levantas la cabeza y apagas el despertador.

11 comentarios:

  1. Dios no puedo creer que sea un mal sueño, aunque sería un alivio, que todo hubiera sido una pesadilla en la que ella fuera la protagonista. De lo contrario sería tan sumante doloroso que yo lo hubiera terminado con una venganza mu pero que mu mala.
    Bueno besitos me ha gustado mucho la entrega por capitulos de la historia

    ResponderEliminar
  2. Hola 40añera,
    Sí, mejor un sueño que tanto sufrimiento en la realidad.
    Me alegro que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Airama,te agradezco tenerte de seguidora.He leido tu relato y es realmente duro y real..Quántas historias silenciadas,se mirarán en ésta que escribes y que nos llega directamente..!

    Eres valiente al mostrarnos de forma crítica el machismo soterrado y cobarde,frente a la soledad indefensa e implacable de la protagonista,que nos causa escalofrío.

    Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho tu relato
    pase un buen ratito leyendote
    sigue asi lo haces muy bien.
    Paisana que tengas una feliz
    semana un fuerte abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Hola M. Jesús,
    Te lo agradezco enormemente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Paisano,
    ¿Qué tal por Cádiz? Supongo que genial, como siempre.
    Feliz semana también para ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Parece que eso de que nadie acudía a su fiesta era un sueño. Así que el acontecimiento está por llegar. No quiero ni pensar la que se va a montar, el odio es muy poderoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mercedes,
    Todo era un sueño. El relato acaba aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mercedes, de todas formas me has dado otra idea para otro final, o, quizás otra entrada.
    Ciao!

    ResponderEliminar
  10. Ahh! se me olvidó decir antes que vine, el cura un capullo más.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. 40añera,
    Sí, sí, tienes razón. ja ja...
    Besos

    ResponderEliminar