Me siguen

domingo, 13 de junio de 2010

CANELA

Canela

Estás nerviosa porque esta noche dormirás, por primera vez, con él. No tienes prisa por experimentar el amor, pero Manuel...
Manuel te desea y tú temes que te abandone si no lo haces. Es tan cariñoso cuando estáis solos. Te acaricia el pelo, te abraza y te canta. Sí, te canta.
Ya han pasado treinta y dos años y aún piensas en él, aún oyes aquella canción:

"Que se quede el infinito sin estrellas
o que pierda el ancho mar su inmensidad,
pero el negro de tus ojos que no muera
y el canela de tu piel se quede igual.
[...]
Ojos negros, piel canela, que me llegan a desesperar..."


Dormiste con él, fue doloroso y placentero a la vez, pero todo cambió. Aquella noche fue la última vez que lo viste, que hablasteis. Nunca más una palabra,tampoco una carta, ninguna canción tarareada al oído.
Vives, desde entonces, sumida en los recuerdos, recuerdos de una mentira. De una mentira y una verdad. Una realidad a la que has tenido que hacer frente tú sola durante treinta y dos años: Celeste. Tu pequeña y pobre Celeste.
Canela, te tocó vivir la parte más triste de aquella canción que un día te hizo volar:
"No sería tan inmensa mi tristeza
como aquello de quedarme sin tu amor".





22 comentarios:

  1. Tengo una extraña sensación al leerte en ésta capitulada "novela", por lo que he decidido con tu permiso seguir el pequeño rastro de migajas dejadas, hasta encontrar el motivo de tal narración.
    Confieso, que me intriga, tal vez me inquiete.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Montxu,
    No hace falta que te dé permiso, puedes venir por aquí cuando quieras. Todo es ficción, lo voy inventando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ya tenemos nuevos datos...las cartas se van descubriendo...
    Buen tejido narrativo, Airama.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marisa,
    Sí, nuevos datos. Canela es la madre de Celeste y Manuel, el padre.
    Gracias guapa,
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Marisa,
    Creo que no lo he expresado bien. Quería decir que Manuel y Canela son los padres de Celeste.
    Ciao!!

    ResponderEliminar
  6. Escribes textos muy bonitos,
    un placer leerte.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ricardo,
    Muchas gracias por tus palabras. Feliz semana también para ti.

    ResponderEliminar
  8. Así que Manuel y Canela son los padres de Celeste... Ahora voy comprendiendo. Te sigo, el texto está muy interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Mercedes,
    Así es. Gracias por venir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola fiaris,
    Muy amable, buena semana!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Puestenías razón: tiene que seguir, que atrapa.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho tu relato.
    Tristes recuerdos que se quedan clavados en el corazón.
    Te sigo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Hola Jose,
    Qué bien que me digas eso!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Gala,
    Sí, los recuerdos de Canela Y Celeste son muy tristes...
    Bienvenida!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La familia crece...¿Más cartas? ¿Más hijos? Buffff, tendremos que esperar próximas entregas
    Besos Airama

    ResponderEliminar
  16. Hola Josep,
    Pero, de dónde sale tanta gente?????
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. ¿Por qué aferrarse a un recuerdo?
    Pobre niña enamorada del amor. Bello relato.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  18. Hola mariarosa,
    A veces es mejor tener un bello recuerdo, aunque pueda hacerte daño, a no tener nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me estaba perdiendo las nuevas pistas sigo...

    ResponderEliminar
  20. Preciosas letras. Será un placer ir curioseando, con tu permiso, entre las entradas de tu blog. Mis felicitaciones por el mismo. Desborda sensibilidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar