Me siguen

domingo, 23 de mayo de 2010

VIVIR DE LAS APARIENCIAS

¿LO HAGO POR MÍ?
¿Merece la pena dejar de ser uno mismo por tal de conseguir un rostro más bonito, un perfil perfecto? Seguramente muchas de nosotras , y vosotros también, hayamos pensado en pasar por quirófano para cambiar algún defectillo que quizás os de un aspecto más joven, más fresco, más bello, más distinto. Yo, lo confieso, lo he pensado. Y también he pensado que era lo bastante feliz hasta que alguien, seguramente un desgraciado con más complejos que yo en aquel entonces, me hizo sentir mal. No hay derecho a que me hiciera esto, ni a que se lo hicieran a él, si es que le pasó. Tampoco que te lo hayan hecho a ti. Menuda humanidad que para ser feliz ha de cambiar su aspecto, menuda humanidad que ha de hacer sentir al otro mal para ella sentirse mejor, menuda humanidad. Sí, para ser así se necesita ser muy menuda, muy nimia.
Pero no se puede parar, los complejos mueven este mundo y por superarnos estamos no sólo dispuestos a matar sino también a acabar con nosotros mismos. Sin embargo, no le veo otra salida. Para poder seguir viviendo a gusto o mejor dicho sentirme más a gusto en compañía, mañana me opero.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar