Me siguen

viernes, 21 de mayo de 2010

Una realidad...

NO QUIERO SER SOLDADO

Soy un esclavo, también un esclavo sexual. Sí, claro que tengo miedo. Las noches me aterrorizan. Si me duermo, sueño con soldados vestidos de uniforme que vienen a secuestrarme. No sé por qué está enfadado. No quiero ir con él, pero me obliga. Me pregunta por cosas que no entiendo. Le contesto que no he hecho nada. Se enfada aún más. Me apunta con una pistola y me dispara no una vez, sino dos, tres, cuatro, cinco... Y yo no quiero ser soldado, quiero ir al colegio, jugar al fútbol. No quiero ser soldado. Quiero ser un niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario