Me siguen

domingo, 30 de mayo de 2010

Hazte escuchar y no tanto oír

No intentes hablar más alto que los demás, pues gritar no es hacerse entender ni conlleva tener la razón. Medita antes de hacer un juicio de valor y, verás que incluso al tomar la palabra en voz baja la gente te oirá, te entenderá, te apoyará, te sonreirá y, seguro que mañana se girarán de nuevo para escuchar tus palabras.



4 comentarios:

  1. Cuando tienes algo que decir y además sabes escuchar el tono aunque sea un susurro es capáz de captar la atensión de cualquiera. ¿no?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es, Cuarentañera. De nada sirve gritar, como tú dices, susurrando puedes tener la atención de los demás.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uyyyys, este me suena, fue una de las primeras cosas que te leí en Artgerust.
    Besitos

    ResponderEliminar